Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturianas sin límites que abren camino a la igualdad

El "Indómitas Day" reúne en Avilés a la minera Conchi Rodríguez, la comandante de helicóptero Nuria Bravo y la alpinista Rosa Fernández

En primera fila, por la izquierda, Sara Andrés, Lucía Fernández Ron, Silvia Oviaño, Rosa Fernández y Nuria Bravo, ayer, en el palacio de Maqua de Avilés. | María Fuentes

Asturias es tierra de pioneras, de mujeres que han luchado por sus sueños y por los de las que vienen detrás. Aunque el listado es largo, ayer se dieron cita en Avilés tres de estas mujeres sin límites en la primera edición de "Indómitas Day". Participó Conchi Rodríguez, que logró una histórica sentencia de la Sala Primera del Tribunal Constitucional, que reconocía el derecho de la mujer a trabajar en la mina. Aunque ella no llegó a bajar al pozo, abrió la senda de la igualdad en un sector tradicionalmente masculino. Por el camino debió escuchar de todo. "No fue nada fácil", reconoció ante medio centenar de personas en Maqua.

Estuvo también en Avilés la comandante de helicóptero Nuria Bravo, que no hace rescates fáciles. Hundimientos, desapariciones, algunas especialmente sensibles con niños afectados... Con 20 años, Nuria Bravo ya estaba volando y, a la vez, iba superando barreras de sexo en España: "La mayor dificultad fue lograr que mis compañeros confiasen en mí. Ponen su vida en mis manos".

Habló también de su experiencia vital la montañera Rosa Fernández: "La primera vez que subí a un 8.000 fui de florero, pero ahí nació la pasión por escalar grandes montañas". Ahora que celebra las bodas de plata de aquella gran cumbre, Fernández advierte: "A día de hoy, a un 8.000 sube cualquiera con un mínimo de preparación. Pero ahora los campos base son discotecas, hay muchas chicas Instagram; es muy triste, no son escaladoras. Yo hice aquella cumbre y la gente tardó en enterarse 15 días ".

Conchi Rodríguez, Nuria Bravo y Rosa Fernández defendieron ayer los derechos de las mujeres a favor de la igualdad real y advirtieron del riesgo de retroceso. Participó también en el "Indómitas Day" otra mujer sin límites, la atleta paraolímpica Sara Andrés, que comenzó a correr tras perder las piernas con 25 años en un accidente y es todo un ejemplo de superación y vitalismo.

Compartir el artículo

stats