Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El espacio sideral sube el telón

La Fundación Princesa ha traído al odeón local pedazos de la historia internacional: John Glenn, Valeri Poliakov y a Peter Brook

El astronauta John Glenn, en la plaza de España, saluda a un avilesino antes de seguir su marcha hacia el teatro Palacio Valdés. | Miki López

En octubre de 1999, el teatro Palacio Valdés trajo el espacio a las tablas. Lo hizo de la mano de los astronautas John Glenn, Chiaki Mukai y Pedro Duque. Los tres habían participado el año anterior –entre el 30 de octubre y el 7 de noviembre– en la misión STS-95 de la NASA a bordo del transbordador espacial Discovery (la de saber cómo afecta la falta de gravedad a personas viejas, la de estudiar los vientos solares).

Por eso recibieron el premio "Príncipe de Asturias" de Cooperación Internacional de 1999. Y por eso estuvieron en Avilés. Los tres y el ruso Valeri Poliakov –14 meses en el cielo, 11.000 vueltas a la Tierra en aquella MIR soviética en el final de sus días–.

Después de aquello, el Palacio Valdés siguió siendo escenario de premio varias veces. La última, este miércoles: Juan Mayorga, el de premio de las Letras de 2022, va a leer y comentar "La colección".

Aquellos astronautas con premio hablaron de Dios, del mundo visto desde el cielo, de la posibilidad del turismo espacial (Poliakov mostró sus dudas porque su país entonces, hace veintitrés años, no había conseguido la pasta que hacía falta para mandar una "grúa" el MIR).

Así que un teatro de las afueras de las afueras abrazó verdadera historia sobre sus tablas: a un pionero sideral y al primer astronauta español (lejos aún lo de convertirse en ministro). Y, junto a ellos, a un ruso de récord. Pero no sólo.

En octubre de 2011, por ejemplo, el psicólogo Howard Gardner –"Príncipe de Asturias" de Ciencias Sociales de aquel año– explicó a Eduard Punset y a los espectadores que llenaron el odeón avilesino cómo ideó la teoría de las inteligencias múltiples. Dijo: "El cerebro no es un ordenador, sino que son varios", resumió.

La periodista congoleña Caddy Adzuba –ganadora con el premio de la Concordia de 2014– advirtió a los espectadores que fueron a escucharla al Palacio Valdés: "Los rebeldes han convertido a las mujeres en un campo de batalla en sí mismas".

La alianza de Avilés con la Fundación "Princesa de Asturias" se ha materializado con la presencia, varias veces, de galardonados en la categoría de Deportes (Gómez Noya, Vicente del Bosque, Yelena Isinbayeva...). Sin embargo, los que acudieron al odeón en su fiesta trigésima cosecharon admiraciones imperecederas.

El director de escena Peter Brook –premio de las Artes de 2019– explicó, por ejemplo, que la energía la encuentra en el silencio, y en las preguntas sin respuesta: "Ese ‘necesito saber más’ es lo que aporta lo mejor de nosotros". Ahí, en el Palacio Valdés, un señor con 94 años de nada.

El artista William Kentridge, en 2017, vio cómo la música conquistaba sus dibujos. Y las responsables de "Campaña de Educación" abrían los ojos a los espectadores que ya sabían del cielo, pero querían conquistar los mares; doctora Sylvia A. Earle mediante.

Compartir el artículo

stats