Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La illense Esther Álvarez, primera mujer que ingresa en la Cofradía de los Quesos

La entidad rompe a los 40 años de su fundación con la costumbre de tener solo a miembros varones: "La vida evoluciona, nosotros también"

Esther Álvarez. MARIA FUENTES

Esther Álvarez Bango ha roto el "techo de cristal" de la Real Cofradía de Amigos de los Quesos del Principado de Asturias. Es la primera mujer que forma parte de este grupo y lo hará con todas las de ley, tras medio siglo elaborando uno de los quesos de más renombre en Asturias y el único de la comarca, el de La Peral, en Illas. "Todo fue por sorpresa y al finalizar una reunión muy amena en la que todo eran hombres y yo, la única mujer", señala la nueva cofrade, que recibió el "cariño y los halagos" de los presentes en el acto, en la sede de la hermandad gastronómica fundada en 1982. Todo fue el pasado martes.

Álvarez Bango confía en ser "la primera de muchas mujeres" en formar parte de este colectivo de amantes del queso asturiano. Según la nueva cofrade, las mujeres han estado a lo largo de la historia, "invisibilizadas" en las tareas del campo, "pero la cosa ha cambiado mucho" y reseñó además la importancia de las mujeres en las queserías. "Poco a poco las mujeres vamos ganando terreno y dando pasos adelante para trabajar en concordancia con los hombres", señaló Álvarez Bango, que entiende que los tiempos en que "las cabezas pensantes" eran solo los hombres "han pasado".

Esther Álvarez, nada más recibir la distinción como nueva cofrade.

La Real Cofradía de Amigos de los Quesos Asturianos celebró que el colectivo "pasa de ser una cofradía masculina a ser mixta a todos los efectos, tal como demandaban amigos y aficionados a la gastronomía; eso sí el número de plazas sigue estando restringido por razones de espacio en la sede a 50 plazas. La vida evoluciona y avanza; nosotros también", reflexiona el colectivo a través de las redes sociales en relación al nombramiento de Esther Álvarez, enmarcado en una cita especial dentro de la propia cofradía en la que se rindió un cálido homenaje a la quesería familiar y artesanal más antigua de Asturias, que es precisamente la de La Peral. Para la ocasión hubo, como mandan los cánones, una cata de sus quesos.

"Mi papel en la cofradía será el de colaborar, en exponer mi opinión y en respetar las opiniones de los demás, como no puede ser de otra manera", destacó la mujer que rompe con una trayectoria de cuarenta años en la citada agrupación.

Este colectivo de amantes de los quesos, con cuarenta años de historia exclusivamente masculina, recibió el permiso de Zarzuela en febrero de 2021 para utilizar el distintivo de "real" para difundir las bondades y promover la fabricación de los quesos regionales. Es más, en aquel momento se convirtió en la primera agrupación de este tipo en España en recibir esa distinción. Un año y medio después, renueva su filosofía e incluye a mujeres en sus filas; la primera, la illense Esther Álvarez.

Compartir el artículo

stats