Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avances en una infraestructura histórica: la integración del ferrocarril

La solución para las vías costará unos 204 millones, la mitad para soterrar en El Muelle

La tramitación administrativa llevará años y la obra no se activará, al menos, hasta 2026 | Monteserín: "Ha llegado el momento de una gran inversión para la ciudad"

27

El plan para integrar las vías en Avilés supera el estudio informativo Mara Villamuza

La solución que se plantea ahora para que las vías del tren dejen de ser un obstáculo en Avilés costará unos 204 millones de euros. De esta cifra, 94 corresponden a la actuación en el tramo exterior de la red ferroviaria (implica la construcción de un túnel en Bustiello de 400 metros de longitud), y 100 millones al tramo al urbano, que incluye el soterramiento de unos 460 metros de vías a la altura del casco histórico, entre La Grapa y el paso de Larrañaga. Se duplicará la vía en todo el trazado (habrá ancho ibérico y ancho métrico, el de Renfe y Feve, respectivamente) y la configuración elegida para la estación intermodal, que se construirá en la zona del antiguo matadero municipal, posibilita que los trenes de largo recorrido lleguen a la ciudad. A Avilés podrá llegar la alta velocidad cuando esta demanda histórica de la integración de la trama ferroviaria pase de estar plasmada en papel a tomar forma con ayuda de las palas.

Así se desveló este viernes en la presentación del estudio informativo para la integración del ferrocarril en Avilés, que como adelantó este periódicos está a punto de salir a información pública. Las previsiones que maneja el Gobierno central pasan porque el trámite ambiental se desarrolle a lo largo del próximo ejercicio y, si bien el plazo de ejecución de la actuación lo marcará el posterior proyecto, se estima que los trabajos se prolonguen entre dos y tres años. En el mejor de los casos, no habrá obras hasta 2026. Y siempre y cuando el compromiso político, e inversor, se mantenga en la próxima legislatura.

La estación intermodal, estará preparada para la llegada de trenes de largo corrido, incluidos los de alta velocidad.

decoration

El secretario general de Infraestructuras, Xavier Flores, incidió en su visita de ayer Avilés en el "compromiso evidente" del Gobierno de España en esta actuación, en la que "se han dado muchas vueltas": "Hoy no solo estamos enseñando unos planos, empezamos un procedimiento administrativo. Puede parecer poco, pero es mucho y creemos que tenemos un gran y muy buen proyecto. Hoy empezamos esa senda con esta información pública, con la tramitación ambiental en paralelo, que muestra ese compromiso por la transformación. Y es un compromiso con Avilés y con Asturias en general", dijo.

El proyecto al que se refiere Flores, adjudicado a una ingeniería madrileña, ha logrado encajar la propuesta que se trasladó desde el Ayuntamiento de Avilés, y que además planteó ejecutar la actuación por fases, algo que se ha tenido en cuenta en la redacción del estudio informativo.

Ese planteamiento prevé un tramo soterrado de vías entre la plaza de Santiago López (a la altura de La Grapa) y el paso de Larrañaga. "Es el único posible para que el cálculo de pendientes sea compatible con el tráfico de mercancías", aseguró el director general de planificación y evaluación de la red ferroviaria, Casimiro Iglesias. Y es que el soterramiento tiene que salvar las infraestructuras hidráulicas (dos colectores generales y las canalizaciones de los ríos San Martín y Tuluergo) además de garantizar esas pendientes más suaves para el tráfico de mercancías.

Flores expuso que su Ministerio quiere "ayudar a la transformación de las ciudades, a mejorar la calidad de vida". "Y en eso estamos comprometidos en Avilés, en devolverle a la ciudad esos espacios que le arrebató el ferrocarril".

"El de hoy es un paso decisivo", subrayó el consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Clavo. El estudio informativo "resuelve cómo el ferrocarril y su llegada a Avilés supera los problemas actuales y se prepara para los retos de futuro", además de "cerrar la ‘herida’ abierta en la ría", señaló.

Delia Losa, Xavier Flores, Mariví Monteserín y Alejandro Calvo, en La Grapa, con el playón de vías al fondo.

También la alcaldesa Mariví Monteserín incidió en que la conclusión de este estudio informativo "es mucho más que un trámite", lo que "evidencia el compromiso del Gobierno de España por el desarrollo de infraestructuras claves de Avilés".

"Ha llegado el momento de una inversión fundamental para esta ciudad", enfatizó la Regidora avilesina, y ésta "nos permite alcanzar la integración entre la ría y la ciudad", generando un espacio de tránsito libre entre el casco histórico y el Centro Niemeyer, y facilitará la integración en la ciudad del Parque Científico Tecnológico "Avilés Isla de la Innovación".

"No tener que descender a una cota tan baja de soterramiento ha permitido que lleguemos a un proyecto que ahora vemos que puede ser de verdad viable", celebró Monteserín.

El ámbito de actuación del plan de las vías abarca desde la estación de Villalegre hasta una vez superada la estación actual de tren (que pasa a denominarse «Estación de Avilés Central») y se estructura en dos tramos: el exterior y el urbano.

Tramo exterior

El tramo exterior parte de la estación de Villalegre y concluye en la futura estación intermodal, a construir en los terrenos del antiguo matadero municipal. Este tramo incluye las siguientes actuaciones: una gran variante de trazado entre La Rocica y la estación intermodal, que permite liberar el trazado ferroviario actual; una duplicación de vía de ancho ibérico en todo el recorrido; la supresión de todos los pasos a nivel y la nueva estación intermodal. Se habilitará un paso superior sobre la calle Avilés (el actual es inferior), se mueve el apeadero de La Rocica, se plantea un túnel de 440 metros de longitud bajo la colina de Bustiello y un paso sobre el río Magdalena.

En cuanto a la estación intermodal, estará preparada para la llegada de trenes de largo corrido, incluidos los de alta velocidad. El estudio plantea la playa de vías y dársenas en nivel inferior –a cota de ría–, si bien es viable otra posible solución, en la que las dársenas de autobús se ubiquen en el nivel superior y a la misma cota que el edificio de la estación.

Dicha estación tendrá situadas a un lado las vías de ancho ibérico (se configura una estación de tres vías, con andenes de 200 metros de longitud, al que podrán llegar trenes de largo recorrido). Al otro lado estará la estación de ancho métrico y, en el medio, la estación de autobuses (actuación que corresponde desarrollar al Gobierno del Principado). El inicio de las rampas del soterramiento se produce justo en la cabecera norte en la confluencia de ambas líneas (Renfe y Feve).

Público, en la presentación del estudio informativo de las vías de Avilés. MARA VILLAMUZA

Tramo urbano

Los objetivos prioritarios son la permeabilidad urbanística desde el casco histórico hacia la ría, en el entorno del Centro Niemeyer, y la supresión de los tramos a nivel (el de Larrañaga ya está cerrado al tráfico rodado, pero mantiene el peatonal).

Se plantea un trazado que salve las infraestructuras hidráulicas (río San Martín, colector interceptor, río Tuluergo) sin variar su configuración actual, evitando así alterar su funcionamiento. La nueva ubicación de la estación intermodal permitirá descargar el tramo soterrado, donde se mantiene la configuración actual de vía única para cada ancho de vía.

Diseñar este tramo soterrado ha requerido «un encaje de bolillos», reconoció Casimiro Iglesias. «El principal condicionante es que en planta estamos pegados al mar, y en alzado estamos muy condicionados por la presencia de cursos de agua o de infraestructuras hidráulicas que son perpendiculares a la traza ferroviaria. Tenemos dos colectores generales, el río San Martín y su canalización y el río Tuluergo. Como también estamos muy condicionados por las cotas de la cabecera de la nueva estación intermodal y de la actual no ha sido fácil encajar un trazado. Se ha conseguido, y con pendientes compatibles con el tráfico de mercancías», expuso. El tramo urbano supera el kilómetro y el que está soterrado, los 460 metros. 

En cuanto a la «Estación de Avilés Central» –la actual de la avenida de Los Telares–, «adelgaza». Se acortarán los andenes hasta los 80 metros «porque solo va a soportar tráfico de cercanías». Se prevé sustituir la actual pasarela por un paso inferior entre dos andenes.

El estudio informativo presentado ayer tendrá la aprobación inicial en cuestión de días, dando inicio a la fase de información pública. Cuando ese proceso haya finalizado, y una vez analizadas las alegaciones y los informes recibidos, se incluirán en el expediente, que se remitirá en su conjunto al Ministerio de Transición Ecológica para la obtención de la preceptiva evaluación ambiental, una tramitación que se puede prolongar más de un año. Tras ella vendrá la fase de proyecto y obra (trámite que puede llevar dos años), el paso previo a la licitación de una obra presupuestada inicialmente en 204 millones (impuestos incluidos).

En cuanto a la otra gran infraestructura pendiente, el nuevo acceso al puerto Avilés por la margen derecha de la ría, el estudio informativo está en fase de ejecución. «Hemos empezado los trabajos. Sabemos lo importante que es, la guinda que culmina el proceso de transformación de Avilés. Pero tienen que avanzar los estudios para presentarlos en su momento con rigor y fechas», concluyó el secretario general de Infraestructuras. 

Compartir el artículo

stats