Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Concejos

Vicente Díaz urge un espacio para sus trofeos tras el "freno" al previsto en Soto

El cantante trasladará su propuesta a otros concejos como Castrillón "para que no le ocurra lo mismo que a Dacal, que no pudo disfrutarlo"

Vicente Díaz, durante una reciente actuación en la avilesina plaza de Álvarez Acebal. | Mara Villamuza

Vicente Díaz, cantautor y pieza clave en romerías y fiestas de prao, es natural de Los Veneros (Soto del Barco). El Ayuntamiento de su concejo natal le nombró hijo predilecto del municipio y como compensación, el popular cantante y compositor de "Qué tien esta sidrina" decidió donar al Consistorio buena parte de su archivo personal, con sus condecoraciones y trofeos conseguidos en más de treinta años de carrera con el fin de habilitar un museo o, al menos, un espacio para exhibir las no pocas distinciones que ha recibido Díaz a lo largo de su prolífica carrera. El alcalde, Jaime Menéndez Corrales, y su equipo decidieron entonces buscar un espacio en la Casa de Cultura de La Arena, sin embargo, aún está pendiente. De eso hace ya tres años y el cantante afirma que "aún no sabe nada". "No me llamaron más para decirme esto o lo otro, a mí tampoco me gusta estar detrás de la gente así que tendré que hablar con otros Ayuntamientos, como el de Castrillón, por ejemplo, para que busquen un sitio curioso", señaló el también jubilado de Arcelor-Mittal.

Vicente Díaz está quejoso con esta situación. Y es que quiere poder inaugurar ese espacio "pronto". "No quiero que me ocurra como pasó con mi amigo Dacal, que no pudo disfrutar de ello y todos los reconocimientos –el nombramiento de un polideportivo con un busto y su nombre– le llegaron cuando estaba enfermo", señaló Vicente Díaz, para exclamar después: "¡La medalla olímpica fue de 1972! y bien se le podía haber dedicado una calle mucho antes".

Díaz advierte de que "no quiere nada –ningún homenaje– a título póstumo" y por ello insiste en poder donar sus trofeos, sus recuerdos musicales –que van desde maracas a sombreros mexicanos–, y algunas distinciones como el "Puerta de Asturias", el "Urogallo de bronce" y la "Cepa de oro", entre otros. "Ya me ofrecieron alguna exposición temporal, pero considero que debería ser un espacio fijo y visitable", apunta el cantautor que pone como ejemplo, una sala del Museo de la Mina de Arnao. "Sería un lugar idóneo por desde siempré canté a la mina y al mar", apunta el también vecino de Castrillón, que precisamente, recibió el pasado sábado otro galardón más a su amplia colección, la "Gaita de oro", la máxima distinción que anualmente otorga la Banda de gaitas de Castrillón y que este año tuvo un matiz especial al tratarse del XX aniversario del colectivo.

Compartir el artículo

stats