Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés, faro del Cantábrico contra el sida

La ciudad, la primera asturiana en sumarse a una iniciativa mundial que implica coordinación, apoyo y no discriminación de las personas con VIH

María Dolores Rey tiende la mano hacia uno de los lazos rojos que decoran las calles de Avilés como gesto simbólico de concienciación sobre la problemática del sida. | Mara Villamuza

Han pasado ya más de 40 años desde que se diagnosticó el primer caso de sida. Desde entonces se han sucedido múltiples avances hasta ser hoy una enfermedad crónica, aunque no en todas las partes del mundo se corre la misma suerte. En Asturias se diagnosticaron el año pasado 47 nuevos casos de VIH, uno menos que en 2020, siendo la tasa regional de 4,6 nuevos casos por 100.000 habitantes diagnosticados, según datos facilitados ayer en Avilés por el consejero de Salud, Pablo Ignacio Fernández Muñiz, que puso el acento en un dato: "Las relaciones heterosexuales sin protección representan el 44 por ciento de los nuevos casos".

Pablo Fernández vino a hablar de sida a Avilés porque también lo hizo la ministra de Sanidad, Carolina Darias. Y no por casualidad. Avilés es ahora el "faro rojo" del Cantábrico contra el sida, la primera ciudad asturiana, y una de las primeras de la cornisa cantábrica, que se ha adherido a la iniciativa "Fast-Track Cities", que tiene por objetivo que dentro de ocho años, en 2030, el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) hayan dejado de ser un problema de salud pública.

En este sentido, el comité "Fast-Track" de Avilés estará formado por profesionales de la Administración local (Servicio de Salud del Área III y las concejalías de Ciudad Saludable, Servicios Sociales, Juventud, Participación Ciudadana e Igualdad), la Administración autonómica (Consejería de Sanidad), el Centro de Servicios Universitarios de Avilés y representantes de la sociedad civil, a través de entidades que trabajan en prevención y tratamiento de VIH / sida: Comité Ciudadano Antisida del Principado de Asturias, Amigos contra la Droga, CESPA-Proyecto Hombre, Apramp, Xega, Cruz Roja Española y el Centro de Atención Sexual de Avilés. Todos trabajarán a una "hacia un escenario de cero nuevas infecciones por VIH y cero muertes relacionadas con el sida".

Por la izquierda, Javier Vidal, Manuel Campa, Sara Retuerto, Delia Losa, Pablo Fernández, Mariví Monteserín, Carolina Darias, M.ª Dolores Horcajo, Lucía Fernández y Esther Llamazares, ayer, tras la firma de la adhesión. | M. F.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, en este marco, que coincide con la celebración, hoy, del Día Mundial del Sida, reivindicó también poner fin al estigma y a la discriminación que todavía sufren las personas que padecen sida. Ofreció dos datos: "Un ocho por ciento de los ciudadanos se muestra conforme con su segregación y un tres por ciento con hacer públicos sus nombres para poder apartarse de ellas". "Sé que son porcentajes pequeños, pero me importan, porque nos importan todas y cada una de las personas con VIH", recalcó.

La firma de la adhesión a la iniciativa "Fast-Track Cities" tuvo lugar en el salón de recepciones del Ayuntamiento de Avilés y contó con la presencia también de la delegada del Gobierno, Delia Losa, y la presidenta del comité ciudadano Antisida de Asturias, María Dolores Horcajo. Esta última recordó el lema de este año "Igualdad ya": "Onusida plantea la estrategia del 95-95-95 como determinante para frenar el sida: el 95% de las personas diagnosticadas, el 95 por ciento en tratamiento y el 95 por ciento indetectables. Desde el activismo se pide también que estas personas tengan un 95% en calidad de vida", defendió. Hoy el grueso de las actividades se desarrollará en Gijón.

Entidades locales

La Ministra valoró, a su vez, el compromiso de España con esta causa, dado que con 180, es el país del mundo con más entidades locales adheridas a la iniciativa "Fast-Track Cities". El consejero de Salud, Pablo Fernández, por su parte, destacó la adhesión de Avilés a un tratado que implica el apoyo, la coordinación y la no discriminación de las personas afectadas por el VIH, las hepatitis víricas y las infecciones de transmisión sexual en general.

Pero la fiesta ayer era de los avilesinos y de la Corporación municipal, liderada por la también socialista Mariví Monteserín, que aprobó en el Pleno del pasado septiembre adherirse a las "Fast Track Cities", haciendo de la ciudad los compromisos expresados en la Declaración de París. "Después de Avilés irán muchas más ciudades asturianas detrás de una causa que merece la pena poque son necesarios los poderes públicos en esta acción", sentenció Monteserín.

Compartir el artículo

stats