Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Respaldo unánime de la Corporación al plan para el ecoparque de Baterías

Gobierno y oposición secundan la reforma del plan urbano y piden no repetir los errores del PEPA: "Queremos industria moderna"

La Corporación de Avilés al completo, votando a favor del Plan Urbano para la futura urbanización de Baterías. | María Fuentes

Apoyo unánime de la Corporación de Avilés al futuro ecoparque de Baterías. Todos los grupos de la oposición votaron en el pleno extraordinario celebrado este jueves a favor de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y de las condiciones urbanísticas para el desarrollo de los suelos (unos 300.000 metros cuadrados) que se liberarán cuando la coquería desaparezca del "skyline" avilesino.

Gobierno y oposición coincidieron en destacar que este trámite de aprobación inicial superado ayer es "uno de los asuntos principales del actual mandato". Y también comparten que "no se pueden repetir" en Baterías "los errores que se cometieron en el PEPA" (Parque Empresarial Principado de Asturias): "Hay que ir sin prisa pero sin pausa" y conseguir que esas parcelas no se vendan rápido y mal, sino que se reserven a inversiones tractoras e innovadoras.

Que el de Baterías es un proyecto clave para el futuro de Avilés y su comarca lo evidencia también ese respaldo unánime de todos los grupos a esa modificación que ayer superó la aprobación inicial, un apoyo que agradeció la propia alcaldesa Mariví Monteserín: "Estoy muy agradecida a todos los grupos políticos por ese amplio consenso".

"Esta no es una modificación cualquiera. Tiene que responder al interés general de la ciudad y en eso hemos estado trabajando todos estos meses" Ayuntamiento y Sepides, señaló el concejal de Urbanismo y portavoz municipal del PSOE, Manuel Campa. El gobierno local confía en que el procedimiento administrativo esté concluido antes que la urbanización de los terrenos, "por mucho que se alargue el proceso con alegaciones". Sepides (sociedad propietaria de los terrenos) mantiene su previsión de tener urbanizado Baterías a finales de 2024. "La aprobación definitiva estará antes, los tiempos van encajando", destacó Campa.

A esos terrenos fía Avilés "seguir siendo la gran mancha industrial de España", tras Rubí. Y por eso se ha considerado como algo fundamental el uso industrial de ese espacio a pie de puerto. "La ciudad tiene más de 7.600 licencias de IAE y solo el 6% son industriales. Pero con ellas se genera el 22% del empleo y el 29% del valor añadido bruto de la economía (...) Eso es lo que planteamos en esta modificación, parcelas y grandes manzanas para la industria (...) Tenemos dos años de trabajo para tener las inversiones cuando la urbanización esté acabada. El Principado sabe perfectamente lo que esta ciudad necesidad necesita y Sepides también: industria moderna", añadió Campa.

Desde Cambia Avilés (CA) pidieron "que no haya prisas por vender al primero que llegue" las parcelas porque "de lo que ahí se desarrolle dependerá la transformación de Avilés". "Una planta de producción que genere empleo y de calidad" es lo que desea la confluencia para el futuro ecoparque de Baterías. "Lo que queremos es que Avilés recupere su esencia industrial para que las generaciones actuales y las que vienen podamos tener futuro", subrayó Sara Retuerto, portavoz de CA.

Preocupados están en el Partido Popular (PP) por la comercialización de las parcelas y "la urgencia de Sepides por vender". "Queremos vender bien y a quien sea capaz de generar empleo, de calidad y atraer talento. Tenemos que velar porque esto suceda. Y es una cuestión de todos", subrayó la portavoz popular Esther Llamazares.

En Ciudadanos (Cs) creen que los terrenos de Baterías pueden ser "el último tren". "Nos la jugamos, esto tiene que salir muy bien, "este es uno de los momentos más importantes del mandato", apuntó la concejala Carmen Pérez Soberón.

Menos optimista fue el discurso de Vox: "Ojalá el gobierno y la SEPI gestionen los suelo para atraer empresas que vuelvan a poner Avilés en el lugar que le corresponde", señaló su portavoz Arancha Martínez Riola.

También apoyó el edil no adscrito la modificación del plan para "facilitar la actividad industrial, tecnológica e innovadora en un espacio idóneo para ello". Javier Vidal García fue el único miembro de la Corporación que votó en contra del convenio urbanístico que incluye el indulto del gasómetro. "No se sabe ni lo que costará mantenerlo. Se dijo que habrá que pintarlo cada diez años, lo que costará un millón. Se compromete el futuro de las cuentas municipales sin ningún estudio de costes", argumentó.

Avilés urge que el Principado asuma las competencias de las "escuelinas"

Unanimidad también para aprobar la adenda al convenio entre el Ayuntamiento de Avilés y la Consejería de Educación para las escuelas infantiles de 0 a 3 años, por la que el Principado transferirá una subvención de 1.023.968 euros al Consistorio para la gestión de las "escuelinas" (Avilés pone para ellas más de 330.000 euros).

Este trámite, que pasa por el Pleno cada año por estas fechas, se aprobó también de forma unánime y con un claro mensaje por parte del gobierno y oposición: el Principado debe asumir "cuanto antes" esta competencia propia que tiene delegada en los Consistorios, haciéndose cargo del coste de la escolarización en esa etapa educativa y de las trabajadores de estos centros, que en el caso de Avilés han quedado en un limbo al no entrar en el proceso de estabilización de la plantilla municipal.

La Alcaldesa anunció en la sesión plenaria, en respuesta a una pregunta de Ciudadanos, que "parece que en diciembre" se va a celebrar la reunión que Avilés y otros cuatro ayuntamientos ( Grado, Navia, Siero y Mieres) habían pedido a la Consejería de Educación, a través de la Federación Asturiana de Concejos (FACC), para exigir una solución para el primer ciclo de Educación Infantil, dadas las dificultades jurídicas y políticas en que se encuentra la administración local para poder responder al aumento de la demanda en esta etapa educativa y por la situación de las plantillas de estos centros.

Lo que piden estos ayuntamientos es una hoja de ruta para la transición hacia el ejercicio efectivo de la competencia educativa del ciclo de cero a tres años por parte de la Consejería de Educación del Principado y ante la necesidad de que la Administración regional asuma el compromiso con el personal que desarrolla el servicio.

Compartir el artículo

stats