Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Costas ordena el cierre del mirador de La Peñona por riesgo de derrumbe

El Ayuntamiento de Castrillón busca alternativas para habilitar otro espacio en el promontorio para "seguir disfrutando de las vistas"

Panorámica del Museo de Anclas, con el mirador de la Peñona, ahora cerrado, a la derecha de la imagen.

La Demarcación de Costas ha ordenado el cierre definitivo del mirador de La Peñona, en Salinas, al tránsito de personas. La estructura ubicada al término del Museo de Anclas está cerrada estos días y no volverá a ser accesible ya que un estudio técnico elaborado por Costas ha determinado en sus conclusiones que el pliegue del pliegue del macizo rocoso sobre el que se asienta el mirador presenta "un riesgo significativo de rotura planar en el talud oeste".

"Lo primero es la salud y la seguridad, el riesgo es claro y evidente, nos avisan de manera clara es que el riesgo de colapso existe, no queda otra que poner en marcha lo que nos dice el informe, el cierre al tránsito", señaló la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero, quien añadió: "Sintiéndolo mucho, la decisión nos genera dolor porque es un espacio emblemático pero hay que hacerlo".

La erosión provocada por la incidencia del oleaje en los últimos años contra el promontorio ha afectado a la zona más baja del talud, lo que ha derivado en una pérdida de apoyo para los materiales superiores, "un hecho que facilita la formación de cuñas y caída de bloques y que podría provocar el colapso del macizo rocoso".

Según el informe de Costas, "el uso de estos elementos, y más en momentos de mar agitada, representa un riesgo inasumible de daños". Actualmente, la Demarcación de Costas analiza la forma para retirar de manera definitiva la pasarela de acceso al mirador, de 32,5 metros de longitud y que une el final del paseo del Museo de Anclas con la Isla de los Miradores.

También plantean la posibilidad de retirar la plataforma, de 7,5 metros de diámetro y formada por ocho gajos de hormigón asentados sobre un soporte central de hormigón armado y, a su vez, sobre una zapata de hormigón excavado en la roca. Estas estructuras fueron construidas hace ahora 25 años, en 1997, como parte del proyecto de acceso a La Peñona y acondicionamiento del templo de los océanos.

El Ayuntamiento busca alternativas para habilitar otro mirador en la zona para poder seguir disfrutando de las vistas al mar Cantábrico. Para ello, el Consistorio tratará de lograr el consenso con los actores sociales relacionados de alguna manera con el Museo de Anclas Philippe Cousteau, situado en la península de La Peñona.

La intención del gobierno local es la convocatoria de reuniones de cara a los próximos días para analizar las posibles alternativas. Para ello, el Ayuntamiento convocará a las entidades culturales, la asociación vecinal de Salinas además de con los partidos políticos con representación municipal para analizar la situación y encontrar una solución con el objetivo de que la ciudadanía siga disfrutando de uno de los emplazamientos más singulares de la costa castrillonense sin poner en riesgo la seguridad de la población.

Compartir el artículo

stats