Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demanda mundial de baterías de cinc amplía el futuro del sector metalúrgico

La patronal internacional de transformadores de blenda, en la que están los dueños de Azsa, solo ve ventajas en el negocio, ligado al coche eléctrico

Instalaciones de Asturiana de Zinc, en San Juan de Nieva. | María Fuentes

"La demanda de baterías de cinc está aumentando a medida que las industrias de la energía y el transporte se adoptan a la descarbonización". Esto lo dice la Asociación Internacional del Zinc (IZA, en sus siglas en inglés), que es una patronal de carácter mundial que agrupa a las principales empresas del sector; Glencore, los dueños, de Asturiana de Zinc (Azsa), entre otras. Y también a Nyrstar, su competencia principal en Europa. Las fundidoras de Trafigura –candidata a hacerse con la antigua fábrica de Alcoa en Avilés– están ahora con producciones mediadas en Francia y Bélgica y en "stand by" en la de Holanda. La de San Juan de Nieva se rebaja en cuanto el precio de la energía se hace insostenible. Jaime Arias, el director de la planta castrillonense, lo volvió a recordar este viernes en la ceremonia de entrega de los premios de Seguridad Industrial: "El problema energético es grave y hay que solucionarlo a nivel no sólo regional, sino nacional y europeo".

El principal uso del cinc la galvanización del acero, pero no sólo. El principal "lobby" del sector está explorando nuevos mercados. Y el de las baterías lo es de manera subrayada.

"El avance de las tecnologías de baterías de cinc, que da como resultado opciones seguras, sostenibles y de bajo costo para aplicaciones clave, representa una innovación disruptiva con impactos significativos en estos mercados en el futuro", señaló en su momento Andrew Green, director ejecutivo de la Asociación Internacional de Zinc.

Industria alternativa

A este respecto la IZA puso en marcha en 2020 el programa Zinc Battery Initiative (ZBI) para promover la fabricación de "baterías recargables de cinc y alentar una mayor adopción de estos productos". Y es que, consideran, "las baterías de cinc están emergiendo como la tecnología elegida por muchas de las industrias del futuro". Y esto sucede en detrimento del litio y del cobalto que son las dos principales "commodities" (materias primas) de las baterías que se están fabricando en la actualidad. Pero escasean o su explotación es altamente polémica.

La apuesta por el cinc como elemento principal para estos elementos, lo reconocen en la IZA, "todavía tiene que hacer mella", pero, a la vez, se muestra segura de que "las tecnologías basadas en cinc posiblemente ofrezcan la gama de opciones más atractiva en un amplio espectro de ciclos operativos". O sea, que el futuro del cinc se está desarrollando para crecer todavía más. Y así será efectivamente en cuanto se resuelva la crisis que deja a la energía en precios estratosféricos (el sábado, el megavatio hora estaba a más de 180 euros, según señaló el Operador del Mercado Ibérico de Energía).

Abundancia

La principal ventaja del cinc sobre el litio y el cobalto a la hora de construir baterías está su presencia en el planeta. "El cinc ocupa el puesto 24 (0,007 %) en abundancia de los elementos presentes en la corteza terrestre, mientras que el litio y el cobalto ocupan los puestos 32 (0,0025 %) y 30 (0,002 %), respectivamente", señala Pablo García Álvarez, que es profesor titular de la Facultad de Química de la Universidad de Oviedo.

Añade, sin embargo, "comparando litio y cinc, que se usarán en su forma metálica, el cinc tiene un precio de mercado inferior al del litio, lo que supone, a priori (si se consiguen desarrollar baterías equiparables en prestaciones a las de litio), una gran ventaja".

La mirada puesta sobre las baterías de cinc la explica la Asociación Internacional del Zinc de esta manera: "Las baterías de iones de litio son buenas para el ciclo diario", pero, añaden, no pueden "garantizar un respaldo de energía de varios días".

García Álvarez apunta: "Las baterías de litio utilizadas hoy en día son recargables durante miles de ciclos. Las baterías de cinc comercializadas hoy en día son fundamentalmente de tipo primario, es decir, no recargables. Sin duda, el desarrollo de baterías de Zn recargables es crucial y está siendo objeto de multitud de trabajos de investigación".

Tamaño

La IZA explica que "las baterías de cinc-aire se pueden dimensionar para adaptarse a cualquier sistema de tamaño y proporcionar el costo de almacenamiento más bajo para aplicaciones de larga duración. Un almacenamiento más prolongado se traduce en una mayor confianza y flexibilidad". Esto lo dice, concretamente, de los desarrollos de la compañía canadiense Zinc 8 que acaba de abrir una fábrica de baterías de cinc en el norte del Estado de Nueva York.

"Desde al menos 2019, Zinc8 ha estado trabajando en lo que espera sea un nuevo diseño de bajo costo para una batería de cinc-aire de larga duración para reemplazar la generación actual de celdas de iones de litio para servicios públicos, microrredes y autónomos. proyectos comerciales e industriales", se puede leer en la nota oficial en la que anunciaba su inversión.

En San Juan de Nieva, mientras tanto, el negocio de baterías está empezando a crecer.

Castrillón aplaude que se den pasos en eficiencia energética

El anuncio de la nueva ampliación del departamento de electrólisis de la factoría castrillonense de la empresa Asturiana de Zinc (Azsa) ha conseguido el aplauso de parte de la representación sindical en San Juan de Nieva. "Garantiza un futuro brillante para la compañía de tal modo que la apuntalará", señaló Nacho Requena, el secretario general de CC OO en la empresa metalúrgica.

"Y más en este momento preciso, cuando se está avecinando un superciclo para los metales", añadió. Carlos Navalpotro, el presidente de la compañía integrada en el grupo anglosuizo Glencore, fue el encargado de desvelar los planes que tienen a medio plazo en la fundidora de cinc de San Juan de Nieva.

El Ayuntamiento de Castrillón, por su parte, celebra esta iniciativa para "dar pasos en la mejora de la eficiencia energética. Se tenía constancia de la intención, pero hasta el momento no se ha recibido ninguna solicitud de licencia", señalan. Esos nuevos planes pasan por acometer a medio plazo una nueva inversión en su proceso de electrólisis que se anexaría a la gran nave de los que esta pasada primavera se puso en marcha.

La nueva inversión, ahora en estudio, tendría como finalidad dotarse de mayor capacidad ociosa para poder seguir modulando la actividad fabril a las franjas horarias de menor coste eléctrico.

Compartir el artículo

stats