Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Paxarada quedará reducido al mínimo con cinco personas en chabolas en 2023

Las infraviviendas de la parte baja del poblado serán derruidas después de que tres familias se trasladen a pisos de alquiler en Luanco

Vista del poblado chabolista de La Paxarada. | María Fuentes

El Ayuntamiento inició hace 16 años, en 2006, su plan de erradicación del chabolismo poniendo especial hincapié en el poblado de La Paxarada donde, según los datos del año anterior, residían 83 personas correspondientes a 19 unidades familiares. Ahora, la situación es bien distinta, el número de familias se ha reducido considerablemente y entre los próximos meses, los residentes en estas infraviviendas irán a menos.

Según detalla la concejala de Acción Social, Alba Escandón, a principios de 2023, quedarían tres familias y cinco personas. Y lo explica: "En estos últimos meses del año una familia compuesta por tres personas y un menor ha conseguido con el apoyo de los Servicios Sociales una vivienda privada en régimen de alquiler en Luanco. Otra unidad familiar compuesta por dos personas, que son las más mayores del poblado, y que estaba en un registro de demandantes de viviendas ha accedido a una vivienda propiedad de Vipasa en régimen de alquiler. Actualmente se encuentran con el traslado de pertenencias".

Además, el Ayuntamiento ha enviado esta pasada semana una propuesta de adjudicación de una vivienda para la única familia con menores que actualmente reside en La Paxarada y que se halla en la calle Tres de Abril, en las inmediaciones del cuartel de la Guardia Civil de Luanco. Una vez que esas familias dispongan de su vivienda, tendrán el plazo de un mes para derribar las chabolas. Si vence ese plazo, el Ayuntamiento lo haría de manera subsidiaria. Esto implicará que las chabolas de la parte baja de La Paxarada desaparezcan a finales de enero.

Escandón defiende que el plan de erradicación del chabolismo ha avanzado mucho desde su puesta en marcha. Detalla, además, que en los últimos cinco años, se ha reducido a más de la mitad el número de chabolistas en este enclave situado frente al barrio de La Vallina. En 2017 había 12 personas y seis familias con cuatro menores a su cargo, en total. "Hemos trabajado mucho en estos años y esto no es fruto de un día, ahora esperamos erradicar el poblado de La Paxarada lo antes posible, pero existen pocas viviendas para los realojos", señaló la edil de Acción Social, quien también busca una salida para que la familia que aún reside en el otro poblado chabolista de Gozón, Les Carboneres, encuentre una vivienda normalizada a la mayor brevedad posible.

Escandón dio un repaso histórico al proceso del plan de erradicación del chabolismo e indicó que en 2018, el Ayuntamiento consiguió eliminar las infraviviendas de Santana con el traslado de una familia con varios menores a su cargo y que desde entonces habitan en un piso propiedad de Vipasa. Tres años después, en 2021, el Consistorio aprobó una ordenanza reguladora del registro municipal de demandantes de vivienda en Gozón, en régimen de alquiler y por causa de emergencia social. Ocho familias se inscribieron en ese proceso.

"No nos ponemos plazos a futuro, el objetivo es eliminar los poblados chabolistas y reubicar a esas familias en viviendas normalizadas", concluyó Alba Escandón.

Compartir el artículo

stats