Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto, reacio a dar más plazo para que Alu Ibérica salga del suelo público que ocupa

La Autoridad Portuaria concedió un año para la venta de la empresa: "Somos los que mejor garantizamos el desarrollo industrial de la zona"

Instalaciones portuarias de la antigua Alcoa, en San Balandrán. Mara Villamuza

La Autoridad Portuaria de Avilés se muestra reacia a ampliar más aún el período de tiempo concedido para el desalojo del suelo de interés público donde se ubica la antigua fábrica de aluminio de San Balandrán, tal y como solicitaron este miércoles los administradores concursales de Alu Ibérica, sociedad en liquidación. Y esto es así porque ya el pasado 29 de septiembre había concedido un año de plazo –seis meses ampliables otros seis más de manera automática– a los actuales gestores de la compañía para "la depuración física de los terrenos" que venía ocupando –esta empresa y sus antecesoras– desde 1960.

La resolución del consejo de Administración del Puerto de septiembre también señalaba que los plazos (el año concedido) "podrán ser ampliados a solicitud de la administración concursal como representante de Alu Ibérica Avl o del interesado que corresponda –caso de transmisión o liquidación de la concursada". Los administradores concursales consideran que el período de tiempo concedido (y no cumplido todavía) es corto porque corren "los plazos establecidos en el Plan de Liquidación" y, además, señalan, existe el temor a una "posible huida de interesados y frustración de las ofertas y proyectos si los tiempos fueran excesivamente apremiantes".

Sin embargo, según señala Santiago Rodríguez Vega, el presidente de la Autoridad Portuaria de Avilés, la administración pública "no ha establecido los plazos para la venta de las instalaciones". Estos tiempos son los que recoge el Plan de Liquidación (un documento redactado por los gestores concursales y aprobado recientemente por el juez que vigila la quiebra generada durante los meses en que el imputado Víctor Rubén Domenech y su socia Alexandra Camacho estuvieron al frente de la compañía). "Nuestro único interés es que se desarrolle el mejor proyecto industrial, no tenemos ningún otro. No somos un riesgo, somos la garantía de que esto se va a llevar a cabo", recalcó Rodríguez Vega. "Desde que comunicamos la resolución empezó a contar el plazo para que Alu Ibérica deje libre el suelo", añadió.

Los administradores concursales señalan en el Plan de Liquidación: "Se fija un plazo inicial para la recepción de ofertas de seis meses, a partir de la firmeza del auto aprobatorio del Plan de Liquidación". Y añade: "Si no fuesen recibidas ofertas satisfactorias, la administración concursal podrá ampliar el plazo en sucesivos periodos de tres meses adicionales, hasta llegar al momento en que, a su juicio, no existieran posibilidades reales de enajenación de los activos, por ausencia de interesados. No fijamos un horizonte temporal máximo para las operaciones de enajenación, pues el establecimiento de tal límite resultaría incompatible con el objetivo final de vender por un precio satisfactorio".

El plan de ventas, en principio, es de todas las instalaciones. Hay, al menos, tres posibles interesadas en comprar. Lo que pasa es que ninguna ha materializado una oferta.

Compartir el artículo

stats