Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Manzana del Acero de Avilés tiene un gemelo 3D

Un equipo multidisciplinar de Idonial desarrolla un modelo virtual para controlar el proceso de la producción siderúrgica | «Este proyecto nos coloca a la vanguardia de distintas tecnologías», asegura Carmen Fernández, directora del proyecto Miraged

Por la izquierda, María Panera, Julio Jorge Rellán, Jairo Ladrón de Guevara Simón –con las gafas de realidad aumentada–, Manuel Armindo Guerrero, Paulino San Miguel Herrera, Carmen Fernández y Virginia García, con la maqueta del horno de la Manzana del Acero, en la sede de Idonial en Avilés. MARÍA FUENTES

La Manzana del Acero, la factoría piloto de ArcelorMittal y la Fundación Idonial ubicada en el Parque Científico Tecnológico Isla de la Innovación, ya tiene un hermano gemelo. Eso sí, digital. Un equipo multidisciplinar de Idonial ha desarrollado un modelo virtual en un entorno 3D que simula los procesos de la producción de acero, desde la fundición de las materias primas hasta el galvanizado. Pero, además, se ha conectado bidireccionalmente con las instalaciones, lo que permite la monitorización de datos en tiempo real y su análisis mediante algoritmos.

Las tecnologías de realidad virtual y aumentada permiten además optimizar su control. Y no solo eso. También se pueden simular los parámetros de distorsión y tensión del acero con las soldaduras más precisas para lograr la máxima calidad para piezas de alta precisión, como las que se utilizan, por ejemplo, en la industria aeroespacial o para instalaciones de energía nuclear.

El proyecto Miraged, desarrollado en el marco del programa Cervera para centros tecnológicos, supone para Idonial consolidar su estrategia en la digitalización de la industria y posicionarse en puestos líderes a nivel mundial.

"Esta iniciativa nos coloca a la vanguardia de distintas tecnologías", asegura Carmen Fernández, directora del proyecto Miraged

decoration

El desarrollo de Idonial permite controlar un entorno físico real desde un modelo virtual. Para ello, el equipo multidisciplinar colocó sensores y digitalizó el horno que existe en la Manzana del Acero, de tal manera que pueden controlar todo lo que ocurre en ese espacio con sus gafas de realidad virtual y aumentada desde cualquier dispositivo: un móvil, una tablet... Además, fabricaron una maqueta idéntica a las instalaciones reales "para situarnos en esa realidad y no molestar a los compañeros de la Manzana", explican la directora del proyecto, Carmen Fernández, y el ingeniero Paulino San Miguel Herrera.

"Este proyecto nos dio la oportunidad de ponernos a la vanguardia de distintas tecnologías, con presupuesto, formación, y actualización de equipamiento. Era una necesidad que habíamos detectado a nivel de simulación en un proceso productivo, con todos sus elementos. Avanzamos hacia los gemelos digitales porque se conecta con la información real y existe retroalimentación que permite monitorizar lo que está pasando y que la simulación sea más fiel a la realidad: podemos saber desde qué máquinas están activas hasta dónde hay una avería, y también responder a la pregunta ¿qué pasa si...? Podemos simular qué pasa si hago una cosa u otra, qué modificaciones permitirían mejorar el producto, la productividad o la organización. Esa simulación permite tomar decisiones que pueden ser claves para obtener los mejores resultados porque ya sabes cuáles van a ser cuando se aplique en la realidad", explican. Se trata de una tecnología aplicable a cualquier industria. Y así será la industria del futuro: testada primero a pequeña escala.

Los protagonistas del proyecto

Jairo Ladrón de Guevara Simón.

«La sociedad no es consciente de todo lo que se hace en Asturias»

El gijonés Jairo Ladrón de Guevara Simón estudió FP2 de mantenimiento electrónico en la fundación Revillagigedo. «Estoy aquí para cacharrear», dice muy serio. Sus labores han sido muy importantes, dicen sus compañeros: electrónico, electricista y mecánico. «La verdad es que nunca pensé que pudiera participar en un proyecto así. Me llama la atención que en Asturias se estén haciendo cosas como las que estoy conociendo. Todo esto lo veía muy lejano. La sociedad no es consciente de lo que hay aquí y se debería de conocer», asegura.

Carmen María Fernández García.

«No me siento fuera de lo que se cuece en el mundo y estoy en casa"

Carmen María Fernández García es de Mieres, ingeniera industrial y «tengo la suerte de trabajar en Idonial desde hace casi 14 años». Asegura que nunca dio «por imposible» poder desarrollarse profesionalmente en Asturias. «Sé que quedarse aquí supone renunciar a cosas a nivel profesional, pero nunca me sentí al margen de lo que se cuece en el resto del mundo y estoy en casa», asegura la directora del proyecto Miraged. Y es que «en Asturias se hacen cosas muy buenas, muy importantes, y seguro que nos podemos vender más y mejor», asegura.

Manuel Armindo Guerrero.

«Aquí no es suficiente con ser ingeniero, hay que ser un especialista»

Manuel Armindo Guerrero es avilesino, doctor ingeniero industrial e ingresó en el antiguo ITMA, ahora Idonial, hace 22 años. Es director de ingeniería en el área de simulación numérica, realizando cálculos estructurales, térmicos y fluidos dinámicos para predecir qué tensiones, qué deformaciones pueden sufrir los materiales debido al proceso de soldadura. «Para trabajar aquí no es suficiente con ser ingeniero, hay que ser un especialista; es muy difícil atraer talento y que se quede», asegura.

María Panera.

«Nunca pensé que pudiera trabajar tan cerca de las empresas»

La avilesina María Panera es doctora en Química y hace 15 años que trabaja en Idonial, donde ha pasado por distintas áreas: corrosión y protección, siderometalurgia, y ahora aceros y aleaciones metálicas. «En concreto ahora estoy con un simulador de recocido y galvanizado en continuo, que es el equipo con el que hemos desarrollado este proyecto. Hemos aportado muchísima información que han almacenado y procesado y que en el futuro nos van a ayudar a trabajar de una manera más cómoda, porque cuando algún ensayo no salga bien sabremos por qué tenemos ese problema», explica. Asegura que «cuando estaba estudiando la carrera no pensaba que pudiera dedicarme a esto y trabajar tan cerca de las empresas, con desarrollos que a medio plazo estarán en el mercado», pero admite que es un trabajo que le «encanta» porque «se ven los avances y los resultados en la vida real».

Julio Jorge Rellán.

«En el ámbito científico y tecnológico valoran lo que se hace en Asturias»

Julio Jorge Rellán es de Pravia. Ingeniero industrial y coordinador de la unidad de simulación numérica. «Cuando empecé no conocía el Centro Tecnológico de Materiales de Asturias (ITMA) y me sorprende que siendo importante lo que hacemos tiene poca difusión. En el ámbito científico y tecnológico donde nos movemos saben y valoran lo que se hace en Asturias, pero no la sociedad. Deberíamos ‘vendernos’ más y mejor», afirma.

Virginia García.

«No hay empresa como Idonial; estamos en punta de tecnología»

Virginia García, natural de Burgos –«y empadronada en Asturias», resalta– es ingeniera de automatización y robótica, y doctoranda en inteligencia artificial y robótica. La carrera la hizo en su tierra, y vino a Asturias a hacer un máster de automatización e informática industrial. «No existe empresa como Idónial para hacer desarrollos como Miraged, integrando tantas tecnologías punteras. Estamos en la tecnología más innovadora que existe, y con ella podemos lograr que la gente trabaje mejor y con menos costes... Ayudar a la humanidad», dice con entusiasmo.a.

Paulino San Miguel Herrera.

«Vine de Santander; es atractivo trabajar con tecnología puntera»

Paulino San Miguel Herrera es de Santander, «empadronado ya en Asturias», matiza. Estudió Ingeniería Eelectrónica y Automática, se vino al Principado a cursar el máster de automatización industrial «y ya me quedé. Siempre he querido trabajar en el norte de España, porque es lo que más me gusta, y me resultó muy atractivo poder estar trabajando con tecnología puntera», asegura. Lleva en Idonial más de cuatro años, después de entrar de prácticas, y considera que «estaría bien darse a conocer más, que se supiera qué cosas punteras hacemos aquí», remarca.

Compartir el artículo

stats