Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bus público avilesino recupera viajeros, pero menos de los perdidos en la pandemia

Ni siquiera los estímulos económicos gubernamentales y el aumento de frecuencias y servicios logran romper la mala dinámica del servicio

Dos peatones cruzan por delante de un autobús en Las Meanas. | Ricardo Solís

Los autobuses de la Compañía del Tranvía Eléctrico de Avilés (CTEA), la adjudicataria del servicio de transporte urbano, generaron 192 pasajeros por cada 100 kilómetros que recorrieron el año pasado, 22 menos que en 2019 y eso a pesar de que rodaron un 5 por ciento más de kilómetros que en 2021 en un intento de mejorar frecuencias y llegar a más sitios. Es decir, que el balance de actividad del transporte público urbano de Avilés en 2022 es peor que el de 2019, al último año antes de que estallase la pandemia de covid-19 y por emergencia sanitaria hubiese que tomar medidas drásticas que hicieron caer en picado la cifra de usuarios del bus.

Visto de otra manera, las cifras de uso del bus público en Avilés mejoraron en 2022 en comparación al año inmediatamente anterior: un 25,49 por ciento más de viajeros (2.076.849 frente a 1.654.998). También 2021 fue mejor que 2022. Pero esa progresión de mejoría aún no alcanza para volver a las cifras prepandémicas: 2.076.849 viajeros en 2022 frente a 2.277.078 en 2019 (una pérdida de pasajeros del 8,79 por ciento). Y esto, como ya se ha señalado, con los autobuses haciendo más kilómetros; es decir, con más servicios a disposición del público.

La progresión de mejoría aún no alcanza para volver a las cifras prepandémicas: 2.076.849 viajeros en 2022 frente a 2.277.078 en 2019 (una pérdida de pasajeros del 8,79 por ciento)

decoration

Además de un refuerzo teórico de la oferta que se deduce del mayor kilometraje recorrido, en los últimos meses se han tomado medidas pensadas para estimular el uso del transporte público que, al menos en el caso de la CTEA, no parecen haber tenido gran impacto en cuanto a incremento de usuarios se refiere. Sí que se ha notado en algo: la penetración de la tarjeta Conecta 30 del Consorcio de Transportes de Asturias (CTA) ha hecho que el modo de compra por bonos haya pasado del 62 al 76 por ciento de las ventas en la CTEA. En la tarjeta Conecta 30 se pueden cargar periodos mensuales de uso durante los que se disfruta de una tarifa plana para todos los viajes que el usuario quiera realizar, independientemente del número de zonas que se atraviesen siempre y cuando sean dentro del territorio del Principado.

El servicio de transporte público en Avilés arrastra problemas graves, o eso al menos aduce la empresa adjudicataria, desde bastante antes de que la pandemia condicionara su actividad. La CTEA encadena ya varios ejercicios de pérdidas y la situación es tal que, como informó este diario, uno de los escenarios que se ha sopesado pasa por la disolución de la empresa, habida cuenta de su situación actual y la existencia de un único accionista mayoritario (tras la salida del Ayuntamiento de Avilés solo queda el grupo Alsa, que opera a través de la sociedad Proyectos Unificados S.L.U.). La sociedad gestiona una flota de 16 autobuses y cuenta con una plantilla de 56 personas; el promedio de pérdidas cada ejercicio se sitúa entre 340.000 y 400.000 euros, según fuentes conocedoras del estado de la sociedad. Con este panorama, la cifra de usuarios de 2022 añade más pesimismo.

Compartir el artículo

stats