Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cristina Oñoro Autora de "Las que faltaban", que presenta esta noche en el Centro Niemeyer

"Buscaba colmar todos los vacíos que tienen que ver con nuestra invisibilidad"

"Parece que las mujeres lo que estamos estudiando desde la guardería hasta el doctorado es nuestra propia ausencia"

Cristina Oñoro Fundación BBVA

El ensayo "Las que faltaban" (Taurus), de la profesora Cristina Oñoro (Madrid, 1979), acaba de recibir el premio de los libreros de Madrid. Esta colección de biografías de mujeres salió el año pasado y va a servir de excusa para la charla entre ella y Natalia Menéndez que el Centro Niemeyer programa esta noche a las 20.00 horas. Conversa por teléfono con LA NUEVA ESPAÑA.

–Sé que le llena de felicidad que los libreros de Madrid hayan premiado su libro.

–Sí, efectivamente. Veo que estás al tanto. Resolvieron el premio la semana pasada: es muy reciente. Todavía no lo han entregado: lo hacen el 23 de febrero. Me hace una ilusión porque es un reconocimiento que procede del gremio que tanto admiro y quiero: las librerías. Además de profesora y ensayista, soy una activista cultural que pasa mucho tiempo en ellas.

–¿Es de comprar libros en vivo y en directo o de esperar que le lleguen en paquetes?

–En vivo y en directo, claro. Vivo al lado, literalmente, a poca distancia, de alguna de las mejores librerías de Madrid: la Rafael Alberti, Juan Rulfo y Visor están todas en mi barrio. La verdad es que siempre voy a ellas físicamente. Además, dirijo clubes de lectura también.

–Escribió un libro de historia porque dice que parte de la historia estaba mal contada.

–El libro se titula "Las que faltaban. Una historia del mundo diferente" y justo va a hacer un año que se publicó. Se trata, efectivamente, de un libro de historia en el sentido de que está basado en una investigación rigurosa, académica, pero yo no procedo de la Historia, procedo de la Literatura, soy profesora de Literatura. Mi acercamiento a esta historia del mundo a través de trece personajes femeninos lo que buscaba era colmar con un relato, con una narración, todos los vacíos, las zonas oscuras, que tienen que ver con la invisibilidad de las mujeres en la Historia, en las historias del mundo.

–Y hace un repaso de un montón de ellas: desde Malinche a Rosa Parks. ¿Por qué estas trece y no otras trece? Hay más mujeres que faltan. ¿No?

–"Las que faltaban", en realidad, no son las mujeres que aparecen en el índice, las protagonistas, si no todas las mujeres que van a pareciendo en el libro cuando tejemos una historia, cuando componemos una narración a partir de piezas que han faltado. Lo que yo intenté no fue, simplemente, hacer un repaso de biografías de mujeres que hayan cambiado el mundo o hayan hecho grandes cosas, si no, justamente, tratar de contar una historia diferente en el que no hay un único protagonista. Por eso mismo no iba a escoger a grandes mujeres porque si se trata de contar una historia del mundo distinta había que utilizar un modelo biográfico alternativo: lo que se llama un modelo antiheroico, un modelo que no siga esta idea de un único protagonista individual; por tanto "Las que faltaban" son todas las mujeres: las hermanas, las amigas, todas las otras mujeres que en cada uno de los capítulos van apareciendo alrededor de estos personajes algunos de ellos, sí, muy visibles. El recorrido es desde antes de Malinche: desde la cueva prehistórica hasta Malala.

–Se deduce de su libro que la falta de las mujeres en la historia que es constante.

–La feminista norteamericana Gloria Steinem, que fue premio "Princesa de Asturias", decía una frase que yo cito en el libro según la cual, si echamos un vistazo a los programas de estudio, a los libros académicos parece que las mujeres lo que estamos estudiando desde la guardería hasta el doctorado es nuestra propia ausencia. En "Las que faltaban", además de reconocer las aportaciones de muchas mujeres, ofrece una reflexión sobre lo que dice eso de nosotros esa ausencia, de esa invisibilidad; lo que dice de nuestra propia cultura el hecho de que las aportaciones de tantas mujeres protagonistas de la historia sean relegadas, oscurecidas o condenadas al silencio.

–Me llama la atención que eche mano de Marie Curie: la científica más reconocida de la historia. Dos premios Nobel, una mujer que trabajó en lo que quiso.

–Es un buen ejemplo el de Marie Curie. El libro empieza en marzo de 2018 en la Complutense, la universidad donde yo trabajo, con motivo del día de la Mujer, con motivo de la manifestación –muy poderosa, ya–. Mi acercamiento a Marie Curie no fue para volver a contar otra vez su vida, sus logros científicos o el hecho de que ganara dos premios Nobel. Posiblemente, muchas personas solo saben eso de Marie Curie. Lo que me propongo es abordar cuestiones abiertas en el femenismo. En el caso de Curie es desde la perspectiva de la conciliación familiar: ¿cómo trabajas si tenías que criar a dos niñas? ¿Cómo te quedabas hasta tarde?

Compartir el artículo

stats