Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas tecnológicas pierden contratos por falta de profesionales

El clúster TIC se apoya en los cursos a la carta de Avilés para formar a personas en paro y crear una bolsa de empleo en la que captar personal

El concejal de Formación y Empleo, Juan Carlos Guerrero, Enrique Jáimez y Patricio Arias, ayer, durante la clausura del curso. MARIA FUENTES

Empresas del sector TIC asentadas en Asturias pierden contratos por no contar con personal suficiente para desarrollarlos. La necesidad de profesionales es tan elevada que se calcula que se necesitarían un millar de personas para atender las necesidades de las empresas. Por eso, el Cluster TIC, al que pertenecen 110 empresas del Principado, pretende crear una bolsa de empleo a la que puedan recurrir. En ella entrarán la docena de avilesinos que ayer finalizaron el curso de formación a la carta y con compromiso de contratación impartido en el Centro de Empleo "Europa", fruto del acuerdo suscrito entre el cluster y el Ayuntamiento de Avilés. Una formación gratuita que se repetirá con otros dos o tres cursos más a lo largo de este año, en función de las necesidades que planteen las compañías.

El potente sector del metal asturiano no es el único que busca desesperadamente profesionales para poder optar a contratos que terminan perdiendo. El mismo problema lo sufre el sector tecnológico, que ya lo llevaba anunciando desde hace al menos dos años. Se trata de un problema ya generalizado y con graves consecuencias.

"Existen oportunidades de negocio que las empresas tienen que rechazar porque no encuentran los profesionales que necesitan. Esto ocurre todas las semanas. No se puede firmar el contrato cuando no tienes la oportunidad de contar con los profesionales que necesitas. Lo ideal sería tenía una bolsa de empleo donde estén disponibles los currículos de personas a las que se pueda contactar para contratarlas", explicó el director general del Cluster TIC de Asturias, Enrique Jáimez, durante la clausura del curso de "Testing".

La ventaja de los cursos a la carta con compromiso de contratación que impulsa el Ayuntamiento avilesino es que desde el sector empresarial se define su contenido, para que la formación se adapte a las necesidades concretas de las empresas. "También participamos en la selección de las personas, para que tengan el perfil que pensamos que es óptimo. En este caso, de 72 candidatos lo han realizado 12. Ahora lanzamos su currículum para que puedan ser seleccionados y contratados", señaló Jáimez.

"No hace falta ser ingeniero informático, porque hay empleo para personas con una formación básica, como accesibilidad, ciberseguridad, análisis de datos... Una persona con un grado como matemáticas o en biología es muy interesante por la capacidad de análisis de datos que tienen. Pero no solo la formación reglada, sino la especializada en determinados ámbitos es importante", animó el presidente de la asociación Cluúster, Patricio Arias.

Y fue más allá, al señalar las dificultades para encontrar a personas a las que formar. "Hay que desmitificar y perder el miedo que se tiene a las tecnologías. El esfuerzo hay que hacerlo, pero lo importante es tener la actitud y las ganas, y formarse continuamente, estar actualizados, porque la tecnología es transversal y da servicio en todos los procesos productivos. Cuanta más formación se tenga, más oportunidades y más fácil será la contratación", señaló Arias.

Ahora, para 2023, se va a diseñar una línea de formación en función de cómo el mercado acepte a estos nuevos profesionales y que servirá también para dar continuidad al CIFP de Avilés.

"Desde el sector tecnológico veníamos anunciando desde hace dos o tres años la falta de profesionales, y ya es un problema generalizado. Es una paradoja que, con miles de desempleados en la región, las empresas tengamos tantas necesidades. Por eso es tan de agradecer que estas personas den el paso de formarse, que entiendan que son necesarias, que no hay edades, que no hay géneros, solo actitud y esfuerzo para conseguir la empleabilidad", señaló Jáimez.

Y una advertencia: Avilés es polo de la innovación, y la falta de personal cualificado puede frustrar el esfuerzo de años.

Otro de los retos del Clúster Tic, señaló su presidente, es extender el ejemplo formativo de Avilés a otros concejos; también al entorno rural.

Compartir el artículo

stats