Los biólogos marinos inician la evaluación del estado de pesquerías claves para Asturias

Dos buques oceanográficos navegan por el Cantábrico para analizar los stocks de sardina, xarda, bocarte, chicharro y otras especies pelágicas

Tripulantes de un barco oceanográfico echan una red al agua en una pasada campaña de evaluación del estado de los stocks de especies pelágicas. | IEO

Tripulantes de un barco oceanográfico echan una red al agua en una pasada campaña de evaluación del estado de los stocks de especies pelágicas. | IEO / Francisco L. Jiménez

Francisco L. Jiménez

Francisco L. Jiménez

El buque de investigación oceanográfica "Vizconde de Eza", del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, ha iniciado esta semana la campaña científica "Sareva 0423" para el estudio de las poblaciones de sardina y de las condiciones oceanográficas en aguas del mar Cantábrico. Este barco complementa el trabajo que también desarrolla desde principios de mes el "Miguel Oliver" y que consiste en evaluar el estado de los stocks de especies pelágicas (además de sardina, xarda, bocarte, chicharro...) de gran interés para las flotas pesqueras del Cantábrico, entre ellas la asturiana. En estas campañas participa personal investigador y técnico de los centros oceanográficos de Vigo, Santander, La Coruña, Baleares, Canarias y Gijón.

El instituto Español de Oceanografía (IEO - CSIC) lleva a cabo estas campañas de investigación desde hace más de una década para recopilar la información que permite estimar la biomasa de las poblaciones de sardina, caballa (xarda), jurel (chicharro) o bocarte, entre otras especies. Además de estimar el número de ejemplares en diferentes etapas vitales, los científicos cartografían el área de distribución de las especies objetivo mediante métodos acústicos.

La biomasa de la población de sardina viene recuperándose desde 2019 y, este año, según señala Pablo Carrera, investigador del IEO y jefe de campaña, "se espera la confirmación del buen reclutamiento de 2022, es decir, de la sardina nacida el año pasado y que fue evaluada en la campaña ‘Iberas’ a bordo del buque ‘Ángeles Alvariño’ en septiembre, lo que hace prever un importante incremento de la abundancia de esta especie".

Estimación de la biomasa

Durante la campaña recién iniciada, que se prolongará hasta el próximo 30 de abril, se va a estimar la biomasa reproductora de la sardina, a través del método de producción diaria de huevos, que define el tamaño de la población en puesta como la relación entre la producción diaria de huevos encontrada en el mar y la fecundidad específica diaria de la población adulta.

La utilización de un muestreador en continuo para la obtención de huevos de sardina y bocarte permitirá determinar el área de puesta de esas especies. Asimismo, una batisonda permitirá obtener información sobre hidrografía en cada estación de ictiología y la toma de datos oceanográficos en superficie.

Los datos de ictioplancton e hidrografía obtenidos en la campaña "Sareva" se complementarán con las muestras de adultos recogidas por el buque de investigación oceanográfica "Miguel Oliver" en el área del noreste y norte de la península ibérica, en la campaña "Pelacus 0423", que se desarrolla en paralelo.

Los estudios sobre ictioplancton, huevos y larvas de peces son fundamentales para la investigación de las principales especies pelágicas de interés comercial para la flota española. Además, constituyen una variable fundamental a la hora de tomar decisiones sobre los cupos pesqueros que cada año fija la Unión Europea y que condicionan la actividad de las flotas al orientar su faena hacia unas especies objetivo u otras. En líneas generales, el bocarte está en un momento de especial esplendor, la sardina mejora desde hace tres años, la xarda no presenta problemas de población conocidos pese a que su captura entraña dificultades desde la campaña de 2021 y el chicharro ha entrado en crisis.

La campaña "Sareva" se desarrolla en coordinación con el IEO, que se encarga de su dirección científica. Gracias a esta coordinación, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación facilita el uso y equipamiento de los barcos al personal investigador y pone a su disposición el instrumento más adecuado para los fines específicos de cada campaña, en beneficio del mejor conocimiento científico posible y la mejor gestión y sostenibilidad de la pesca.

Suscríbete para seguir leyendo