El invierno demográfico limita la formación de más profesionales

Los expertos abogan por reciclar a empleados y parados, y políticas migratorias

Ambiente y entrevistas comerciales en el stand de Asturex, ayer, en NorteRenovables. | Luisma Murias.

Ambiente y entrevistas comerciales en el stand de Asturex, ayer, en NorteRenovables. | Luisma Murias. / Marián Martínez

Marián Martínez

Marián Martínez

Las empresas no pueden crecer por falta de profesionales. Y el problema será muy grave en Asturias dentro de dos décadas si no se adoptan ya medidas urgentes. No se tratará de carencia de personal cualificado, sino del impacto del invierno demográfico. Así de rotundo se expresó ayer el doctor ingeniero de Minas Juan José del Campo, quien reclamó políticas efectivas, desde reciclar a los actuales profesionales en activo hasta en migración.

Por la izquierda, Laudino Rodríguez, Inés Suárez, Rafael Cabañeros, Covadonga Jiménez y Juan José del Campo durante la mesa redonda. | L. M.

Por la izquierda, Laudino Rodríguez, Inés Suárez, Rafael Cabañeros, Covadonga Jiménez y Juan José del Campo durante la mesa redonda. | L. M. / Marián Martínez

"Prevención, seguridad y empleo" fue el título de la mesa redonda celebrada ayer por la tarde en NorteRenovables, el salón de las energías limpias de Asturias, moderada por Covadonga Jiménez, jefa de sección de LA NUEVA ESPAÑA de Avilés y en la que participaron, además de Juan José del Campo, la directora de la Escuela Politécnica de Ingeniería (EPI) de Gijón, Inés Suárez Ramón; el director del centro integrado de FP-MSP de Langreo, Laudino Rodríguez, y Rafael Cabañeros, director de proyectos de hidrógeno de EDP Renovables en España.

Suárez y Rodríguez expusieron la oferta formativa de los centros que dirigen, así como la elevada empleabilidad del alumnado en las distintas disciplinas relacionadas con la industria en general y las energías renovables en particular. Pero el riesgo está en la caída de la población de cara al futuro.

"Hay unos 5.000 estudiantes en la ESO y en Bachillerato, y se ofertan 5.000 plazas en FP y 5.000 en la Universidad. Esto quiero decir que faltan personas, y ese es un reto a nivel político", aseveró Inés Suárez. "La Universidad podría crecer si tuviéramos personas a las que formar". Y añadió que desde la EPI "pedimos a las multinacionales que trasladen la formación que impartimos y que reconocen que es de calidad, y que capten a futuros estudiantes universitarios en aquellos países en los que operan para que vengan a formarse".

Laudino Rodríguez, por su parte, señaló que "las empresas no llaman casi a la desesperada para captar a nuestros alumnos. Tenemos una inserción del 93%, y el resto continúan sus estudios. Pero en el conjunto de la oferta de formación del centro, nos quedamos en una cobertura del 80%", aseguró.

Juan José del Campo fue rotundo. Según un estudio del Banco de España, hay un 12% de desempleo estructural, lo que calificó de "barbaridad". Por eso instó a las empresas a reciclar a los profesionales actuales y apostar por la formación continua para que puedan seguir empleados adaptándose a los nuevos procesos. También exigió un política migratoria urgente, para formar a quienes llegan a España, y a dirigir al alumnado hacia la formación con mayor empleabilidad.

Rafael Cabañeros centró su conferencia en los riesgos del hidrógeno, un gas muy peligroso cuya llama es invisible, y tiene un elevado rango de inflamabilidad y de fugas. "Las medidas de seguridad son las mismas que las de otros gases, pero multiplicadas exponencialmente", advirtió.

Suscríbete para seguir leyendo