Solo el 15% de los usuarios de transporte público en Avilés recurre al tren

El plan de movilidad aconseja mejorar frecuencias y accesibilidad a las estaciones y apeaderos locales antes de la gran intervención de las vías

El apeadero de Feve en Avilés.

El apeadero de Feve en Avilés. / C. Jiménez

C. Jiménez

Seis son las propuestas que realizan los redactores del plan de movilidad urbana sostenible de Avilés (PMUS) para mejorar el transporte ferroviario en el ámbito del municipio. Y citan, en primer lugar, que se debe ofrecer al pasajero un mínimo de servicios –en cuanto a zonas de espera, aseos, etc.– que permita hacer más amable la espera en las estaciones así como establecer unas frecuencias competitivas para trayectos urbanos e interurbanos, que redunde en una reducción del número de vehículos privados que circulan por la ciudad. Actualmente solo un 15% de los usuarios de transporte público en el municipio recurre al tren.

Añaden los especialistas en el análisis de la movilidad en el área de Avilés la necesidad de mejorar tanto los espacios actuales de la estación de tren y autobús como el acceso peatonal al Centro Niemeyer, "con el fin de ofrecer áreas atractivas para el visitante y el propio residente". En este ámbito aluden directamente al déficit de la integración del peatón en el resto de modos de transporte, es decir, la falta de medios, con horarios y trayectos viables para hacer uso de transporte ferroviario que evite un uso excesivo, como sucede ahora, del vehículo privado. A ello, añaden los redactores del plan "la falta de conexión entre las estaciones de trenes y autobuses con la trama urbana" además del "aislamiento" de los barrios periféricos con el centro, motivado por las barreras ferroviarias y la ausencia de conexiones al mismo nivel, lo que supone "un gran problema" para incentivar el uso de transporte público.

Sobre la infraestructura ferroviaria que existe en la ciudad insisten en su diagnóstico negativo en lo referido a las "frecuencias bajas" hacia el área metropolitana, reduciendo así tanto la oferta de transporte público como "la vertebración del territorio".

A la espera del desarrollo del plan de soterramiento de las vías en la ciudad, que incluye la centralización de la actual estación intermodal de la avenida de Los Telares hacia el Este, los autores del PMUS destacan la importancia de esta medida para "agilizar los tiempos y aumentar el atractivo de las líneas ferroviarias", al ubicar la estación a "una distancia equitativa para todo el concejo". Y estiman que no solo beneficiaría a este modo de transporte sino que el autobús y el taxi se verían favorecidos igualmente tanto para recorridos urbanos como interurbanos, pues existiría una mayor flexibilidad en su uso, al aumentar el número de viajeros potenciales y reducir sus tiempos de recorrido gracias a su ubicación en un punto medio del concejo, más cercano a las vías de alta capacidad.

Para la red de ancho ibérico, dado que su servicio continúa hasta la estación de San Juan de Nieva, se aconseja como mejor opción dejar un apeadero donde actualmente se encuentra la estación de Avilés, si bien las propuestas relativas a las infraestructuras ferroviarias y sus servicios asociados son competencia exclusiva del Ministerio de Transportes y, por tanto, las propuestas que recoge el PMUS no tienen carácter vinculante.

Se plantea, no obstante, como oportunidad para la optimización de los servicios actuales, de cara a las intervenciones futuras del órgano ministerial, la mejora de la accesibilidad en las paradas de la red de Cercanías en el municipio, señalando expresamente la rampa de acceso y la parada de Cristalería, además del acceso a Llaranes.

Según los datos de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas, los usuarios de los servicios de cercanías representan entre el 80% y el 90% de todos los viajeros de ferrocarril. Esto significa que las aglomeraciones urbanas contribuyen de forma significativa al rendimiento global del transporte ferroviario de pasajeros. A futuro, la movilidad urbana inteligente depende de la modernización y renovación de las líneas infrautilizadas para lograr un bajo impacto ecológico y favorecer la cohesión social y económica de los territorios por dónde se extienden.

Suscríbete para seguir leyendo