Asturias afronta ya el relevo generacional en el campo: esta es la solución para evitar el abandono de los pueblos

Crean un censo de explotaciones agrarias en desuso antes la elevada edad media de los productores en la región: 56 años

Patricia Martínez, ayer, en el atril, durante la conferencia que pronunció en el Centro Niemeyer.

Patricia Martínez, ayer, en el atril, durante la conferencia que pronunció en el Centro Niemeyer.

M. Mancisidor

Asturias trabaja "para coordinar a quien tiene tierras de uso agrario con quien las necesita". Así explicó José Ramón Feito, gerente de la comisión regional del Banco de Tierra, uno de los objetivos en los que está embarcado el Gobierno regional con varios retos, pero uno fundamental: que el campo asturiano tenga relevo generacional. En Asturias, desde el Banco de Tierra ya se trabaja en una bolsa de fincas rústicas (proyecto Arrendalia) en la cual los arrendadores ponen a disposición sus fincas con la garantía del Banco. Actualmente se disponen de unas cien hectáreas para alquilar en distintos puntos del Principado. "Tratamos de que cualquier proyecto no se quede sin desarrollar por falta de terreno", explicó.

Feito participó ayer en Avilés en la jornada: "Intercambio de experiencias Leader: bancos de tierra y relevo generacional" que clausuró el consejero de Medio Rural y Política Agraria, Marcelino Marcos. Este último subrayó también, durante su intervención, la necesidad de promover la adquisición de explotaciones ganaderas en desuso para impulsar el relevo generacional en el sector. Avanzó, en este sentido, que se está elaborando un censo de explotaciones en desuso para facilitar su traspaso a personas jóvenes o mayores de 40 años que se sumen al sector en el marco del plan Incorpórate al Agro. Este modelo busca rentabilizar las inversiones realizadas en muchas ganaderías asturianas cuyos titulares están ahora próximos a la jubilación.

Este año se han destinado al programa "Incorpórate al Agro" 19,3 millones para la modernización de explotaciones, la incorporación de jóvenes a la actividad agraria y la adopción de medidas preventivas frente a la fauna salvaje. El importe de la ayuda puede alcanzar hasta 100.000 euros.

Estuvo también en Avilés Begoña López Fernández, directora general de Desarrollo Rural e Industrias Agrarias, que ensalzó el trabajo de los grupos "Leader". "Son los que tienen que estar en primera línea, los que más apego tienen al territorio y son los que están al lado del productor, los que conocen las fincas...", dijo. El Consejero también resaltó que los fondos europeos Leader, que suman 22,6 millones de inversión para la comunidad, "son fundamentales para impulsar proyectos que creen empleo y riqueza y fijen población en la zona rural". "Asturias es un ejemplo en la gestión de estos fondos comunitarios a través de los once grupos de desarrollo rural, así como por la puesta en marcha de medidas pioneras como el ticket rural, cuya cuantía se ampliará progresivamente hasta un máximo de 50.000 euros", subrayó.

De la importancia de rejuvenecer el campo dio buena cuenta Patricia Martínez, del Ministerio de Medio Rural. "El relevo generacional es uno de los principales retos del sector agrario en el conjunto del país. En las más de 900.000 explotaciones agrarias que hay, solo un 8 por ciento de los titulares tiene menos de 41 años. Vemos también que casi el 39 por ciento de los perceptores de las ayudas de la PAC (Política Agraria Común) tiene más de 65 años, con lo cual en la próxima década se espera que haya un gran número de jubilaciones sin relevo". La media de edad de los titulares de ganaderías en Asturias es de 56 años, según datos extraídos del Sadei (Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales) correspondientes a 2020. Por sexos, la media de los hombres es de 55 años y la de las mujeres, de 58.

Así, pues, los retos, señaló Martínez, son desplegar las herramientas necesarias para fomentar el traspaso de explotaciones, la instalación de jóvenes en el medio rural y revertir el abandono de tierras. Para hacer efectivo el relevo generacional señaló que las necesidades detectadas son tres: el acceso a la tierra, a la financiación así como la formación, asesoramiento y acompañamiento. Defendió asimismo la necesidad de implicar a todos los agentes posibles en este trabajo: gobierno, cooperativas, organizaciones profesionales agrarias y grupos de acción local como los ayer se dieron cita en Avilés.

Lázaro, de la Red Reader: "Tenemos que creernos que hay margen de crecimiento"

Juan Antonio Lázaro es gerente de la Red Reader y una de las voces más autorizadas en Asturias para hablar del sector primario, que defiende sin cortapisas. Ayer habló de incentivar más que el relevo generacional "el relevo de explotaciones" y de la gestión de tierras agrarias y forestales a través del Banco de Tierras, que movilizará terrenos en desuso o infrautilizados. Los Grupos de Desarrollo Rural (GDR), junto al Banco, tendrán la tarea de orientar la tipología a determinadas producciones.

En este caso Lázaro puso algunos casos prácticos ya existentes con éxito, por ejemplo: la cesión de terrenos públicos para explotaciones de kiwis con una ayuda Leader en el bajo Nalón, concentraciones parcelarias privadas para explotación de kiwis igualmente cerca de la desembocadura del Nalón o la conversión de terrenos de pastizal y uso forestal para la plantación de manzano ecológico junto con todas variedades de sidra de Asturias con denominación de origen.

"El campo en Asturias es uno de los que tiene más margen de crecimiento. Hace falta creérselo", señaló poco antes de su conferencia.

Y agregó: "En Asturias hay que evolucionar, y ligado al campo igual hay un sector servicios que igual tiene que evolucionar también. Igual faltan ingenieros agrónomos, consultorías... Tenemos que centrarnos en la agricultura 4.0. Tenemos mucho margen de crecimiento y hay creatividad, Universidad, está el Serida... Hay que profesionalizar una actividad que, desde mi punto de vista, tiene un crecimiento infinito", concluyó.

Suscríbete para seguir leyendo