Un señor sacando agua con un cubo, como los dragados del Puerto

El director del Instituto de Hidráulica de Cantabria asegura que "no hay solo una razón para ganar o perder arena; entra y sale de modo natural"

La draga "SIF R" en la bocana del Puerto de Avilés.

La draga "SIF R" en la bocana del Puerto de Avilés.

Marián Martínez

Marián Martínez

Los dragados del Puerto de Avilés apenas influyen en el volumen de arena de la playa de Salinas y en el sistema dunar, asegura Raúl Medina, director general del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria (IHCantabria), una de las instituciones que realiza los estudios que exige la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) por la que se regulan los dragados en el Puerto de Avilés. En realidad, afirma este catedrático de Ingeniería Costera, "la arena entra y sale de modo natural".

Los últimos estudios elaborados por el Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio (INDUROT), perteneciente a la Universidad de Oviedo, el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), y el propio Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria revelan que desde el año 2005 la playa (seca, húmeda y el sistema dunar) ha ganado 598.095 metros cúbicos de arena. Sin embargo, algunos geólogos han puesto en duda esta cifra e insisten en que existe una relación directa entre los dragados del Puerto de Avilés en la bocana de la ría y el retroceso del sistema dunar y la pérdida de áridos en el arenal.

Raúl Medina insistió en trasladar "un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía. Según explicó, "los dragados se someten a un control medioambiental muy riguroso. La Declaración de Impacto Ambiental (DIA) incluye estudios de barimetrías, de erosión de las dunas, del movimiento de las arenas y medidas de compensación y correctoras muy exigentes en el caso de que se detecte algún problema".

El investigador y profesor, dos veces galardonado con el Premio Nacional de Medio Ambiente por su actividad científica, señaló que "hay diversos factores que afectan al volumen de arena en la playa, como son los temporales, la construcción de edificios, del paseo marítimo, y en este caso concreto, los dragados del río Nalón en San Esteban de Pravia, que tiene mucha más influencia e importancia que los dragados del Puerto de Avilés".

Según Medina, mientras se realizaron los dragados en San Esteban de Pravia y los sedimentos se depositaban en alta mar, el volumen de arena en la playa de Salinas aumentaba porque las corrientes arrastraban esos sedimentos hacia el este, o sea, hacia el arenal castrillonense. Los estudios y controles realizados muestran una clara correlación entre el descenso de estos dragados y el de las arenas acumuladas, mientras que la influencia de los dragados del Puerto de Avilés –que se vienen realizando cada cuatro o cinco años, salvo que los temporales obliguen a que sean más frecuentes–, apenas influyen.

El profesor Medina quiso explicar con un ejemplo los movimientos naturales fruto de la actividad de la propia mar y la escasa influencia del dragado del Puerto de Avilés sobre el sistema dunar y el volumen de arena en la playa.

"Imaginemos un gran embalse en el que desemboca un río, que es el que lo alimenta, y que tiene también un desagüe. Y a un lado, hay un señor con un cubo sacando agua. Pues ese señor es la Autoridad Portuaria de Avilés con sus dragados. Si el río lleva mucha agua, el nivel subirá, si no entra ni sale agua, entonces el nivel dependerá de lo que saque el señor con el cubo, pero siempre será inferior a la influencia del agua que llegue desde el río y la que se desagüe.

Es decir, que de modo natural entra y sale arena de la playa de Salinas, y los dragados del Puerto tienen una influencia mínima", explicó el catedrático.

Lo mismo ocurre con el sistema dunar. Medina señaló que, según los estudios y controles que se realizan, hay años en los que no se draga y las dunas retroceden, y otros en que sí se draga y las dunas crecen. Ocurrió en el periodo 2020 y principios de 2021, que no se realizó dragado y el frente dunar retrocedió entre uno y cuatro metros. Sí se dragó en mayo de 2021, y sin embargo, entre septiembre de 2021 y agosto de 2022 se ganó arena.

"No hay una relación directa ni concreta que explique la pérdida o ganancia de arena, sino que depende de otros factores que afectan muchísimo más al volumen de arena", señaló Medina. "Para cada dragado que se realiza hay que analizar si se debe devolver o no arena a la playa de Salinas, porque la Declaración de Impacto Ambiental obliga a ir midiendo la evolución de las dunas y del volumen de la arena, y a hacerlo con el máximo rigor", remarcó Raúl Medina.

El último dragado, realizado la semana pasada, supuso la retirada de 33.000 metros cúbicos de sedimentos de la bocana y el canal de entrada del Puerto de Avilés, para asegurar la navegabilidad a los buques que operan en sus muelles.

Suscríbete para seguir leyendo