Avilés y Castrillón captan 5 millones de la UE para la pinacoteca y la mina de Arnao

La rehabilitación del palacio de Balsera se costeará íntegramente con fondos europeos y la explotación minera se ampliará con más galerías

Fachada del palacio de Balsera.

Fachada del palacio de Balsera.

Marián Martínez

Marián Martínez

Avilés y Castrillón recibirán algo más de cinco millones de euros de fondos europeos Next Generation en el marco de la línea de ayudas del Programa de mejora de la competitividad y de dinamización del patrimonio histórico con uso turístico. Los tres millones concedidos al concejo avilesino se destinarán íntegramente a la rehabilitación integral del palacio de Balsera, una vez que se traslade el Conservatorio "Julián Orbón" a su nuevo emplazamiento en La Ferrería. A Castrillón se le han concedido 2.115.803 euros, para la segunda fase de recuperación de la mina de Arnao y su entorno.

El ministro de Industria y Turismo, Jordi Hereu, anunció ayer la concesión de ayudas por importe de 208,5 millones a ayuntamientos y comunidades autónomas para financiar 92 proyectos de mejora del Patrimonio Histórico con uso turístico. Además de las concedidas a Avilés y Castrillón, en el ámbito regional también Gijón recibirá 2.981.830 euros para la rehabilitación y puesta en valor de los restos arqueológicos de las defensas y zona noreste del castro de la Campa Torres con fines turísticos y culturales.

El palacio de Balsera, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), está destinado a convertirse en pinacoteca, un "edificio de contenido artístico propio, convirtiéndolo en una nueva referencia dentro del amplio abanico de espacios expositivos de la ciudad", señalaron ayer desde el Ayuntamiento de Avilés. La concesión de estos tres millones de euros servirá para financiar íntegramente las obras de rehabilitación, sin que las arcas municipales tengan que realizar aportación económica alguna.

"Este proyecto persigue convertir el histórico edificio en un inmueble más sostenible e inclusivo, potenciando su valor como atractivo turístico. Para ello se pretenden resolver sus carencias, adaptándolo a nuevo parámetros funcionales, de accesibilidad y de sostenibilidad", señaló el equipo de gobierno socialista.

El palacio de Balsera es un ejemplo de construcción con que la pujante burguesía avilesina de principios del siglo XX levantaba edificios deslumbrantes. Fue construido por Victoriano Fernández Balsera, enriquecido sobre todo gracias a los beneficios que supuso para España la neutralidad en la Primera Guerra Mundial. En el interior del edificio destaca la elegante escalera, que se abre en forma de uve hacia la primera planta, así como la bóveda de cristal emplomado.

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, destacó ayer que "una vez más, Europa nos vuelve a favorecer en un proyecto de ciudad y estos fondos Next Generation nos ayudan a conservar nuestro patrimonio histórico. Seguimos impulsando la rehabilitación de palacios e infraestructuras públicas para ponerlas a disposición de nuestra ciudadanía y de quienes nos visitan. Es un día muy importante porque favorece el proyecto de ciudad tan consolidado en el que queremos participar de una ciudad que recupera su patrimonio cultural e histórico para impulsar el futuro.

El otro gran proyecto de recuperación de patrimonio histórico con fines turísticos está en la mina de Arnao, en Castrillón. Se trata de un proyecto tramitado por el anterior gobierno de coalición encabezado por IU con el PSOE y Podemos como socios. Tras no haber conseguido en 2020 ayudas del programa estatal del 1,5% Cultural, el proyecto se perfiló y se presentó a este programa, en el que sí ha tenido éxito. Se trata básicamente de abrir nuevas galerías en el complejo minero subterráneo y submarino para que puedan confluir dos grupos en cada visita y atender así la demanda al alza en estas instalaciones.

El temporal marítimo de la última semana del pasado mes de marzo dejó a la vista un tramo de vía de la antigua explotación de carbón, con un raíl perfectamente identificable apoyado aún en sus traviesas de madera. Un hallazgo que permitirá ampliar el museo, que se abrió al público el 30 de julio de 2013.

Suscríbete para seguir leyendo