"¡Los voy a matar a todos!": así fue el ataque con hacha y cuchillo en Ibiza del marinero asturiano, ingresado ahora en Psiquiatría

El joven de Luanco, que estaba en la isla en temporada de trabajo, fue reducido con un táser al querer agredir también a los policías

El herido grave, en la UCI tras ser operado de una fractura de cráneo por el hachazo recibido

"¡Os voy a matar a todos!": el marinero asturiano del ataque en Ibiza, ingresado ahora en Psiquiatría, usó hacha y cuchillo para atacar a sus compañeros

"¡Os voy a matar a todos!": el marinero asturiano del ataque en Ibiza, ingresado ahora en Psiquiatría, usó hacha y cuchillo para atacar a sus compañeros

D. I. / P. T.

El joven marinero asturiano que la madrugada del domingo agredió a compañeros en el puerto de Ibiza con un hacha y un cuchillo permanece ingresado, bajo arresto, en el servicio de psiquiatría del Hospital Can Misses, según ha informado la Policía Nacional.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía se acercaron hasta el muelle en el que se encontraba amarrado el barco poco después de la agresión e intentaron establecer "una breve conversación de mediación con él para que depusiera su actitud". Según el relato policial, el detenido "bajó a la planta principal del barco y se acercó a la pasarela de salida de los pasajeros al puerto de Ibiza con el cuchillo en la mano" mientras amenazaba a gritos: "Los voy a matar a todos".

Todo ocurrió en la madrugada del domingo, cuando los agentes procedieron a la detención del marinero asturiano, de 30 años y no 28 como trascendió inicialmente, como presunto autor de un delito de tentativa de homicidio y otro de lesiones después de que atacase con el hacha a varios compañeros. "Fue detenido tras apuñalar con un cuchillo de cocina y agredir con un hacha a tres de los cuatro compañeros que se encontraban a bordo del barco, cuando se disponían a atracar en el puerto de Ibiza, provenientes de Formentera, durante un trayecto sin pasajeros, solo con tripulación", detalla la Policía.

Este episodio se inició sobre la una de la madrugada del domingo. El capitán del barco alertó al Grupo Operativo de Respuesta de la Policía Nacional, que en ese momento se encontraba realizando labores de prevención en la zona del puerto. La víctima explicó a los agentes que "un trabajador de su compañía le había apuñalado cerca del cuello mientras hacían la ruta de Formentera a Ibiza, justo a la llegada al puerto" de la pitiusa mayor.

La Policía Nacional se trasladó rápidamente hacia el barco y localizaron al presunto agresor en la cubierta del ferri, "esgrimiendo un cuchillo con actitud amenazante ante los policías". Fue entonces cuando intentaron mediar con él, pero este bajó a la planta principal y se acercó a la pasarela con el cuchillo en la mano.

"Los agentes realizaron un primer círculo de seguridad viendo que el individuo no respondía a ninguna de las peticiones de desistimiento que le hicieron. Al ver el estado de agresividad del individuo, los agentes avisaron a los servicios de emergencia e hicieron uso del dispositivo de inmovilizador eléctrico [táser], con el fin de lograr su detención causando la menor lesividad posible", prosigue el comunicado.

"Al parecer, los hechos se desencadenaron cuando el agresor se hizo con un hacha de emergencia del que dispone" el barco y "además cogió un cuchillo de la cocina". El jefe de máquinas "se percató de que el hacha no se encontraba en el lugar, motivo por el cual comenzó su búsqueda alertando a otro de sus compañeros. Al subir a cubierta interrogó al agresor sobre el paradero de la misma, momento en el que este, de forma sorpresiva y por la espalda, le propinó un fuerte golpe con la misma, a la vez que gritaba: '¡Os voy a matar a todos!'", relatan desde la Policía Nacional.

Una cuarta trabajadora también fue trasladada al Hospital de Can Misses con "pequeños síntomas de hipotermia" ya que "se vio obligada a saltar al mar desde proa al encontrarse sola y acorralada por el agresor", del que pudo escapar.

En total, el detenido agredió a tres miembros de la tripulación: un marinero español de 32 años que permanece ingresado en la Policlínica Nuestra Señora del Rosario y que ha tenido que someterse a una operación; el jefe de máquinas, de 65 años, que al parecer sufrió heridas en la cara y la oreja; y el capitán, que fue herido en el cuello.

Los tres fueron trasladados por ambulancias del 061 al Hospital Can Misses y se les dio el alta horas después. El hombre de 65 años recibió un hachazo en la cabeza que le provocó una herida de ocho centímetros desde la zona occipital hasta la oreja izquierda, según informó el 061.

Al lugar de los hechos acudió la Policía Nacional con agentes de Seguridad Ciudadana, la Policía Judicial y la Policía Científica, y se activó el protocolo de incidentes críticos. También se desplazaron hasta el muelle varias ambulancias.

El estado del herido más grave

En total, tres compañeros de trabajo del joven detenido fueron trasladados por ambulancias del 061 al Hospital Can Misses, mientras que el herido de mayor gravedad ingresó en la Policlínica Nuestra Señora del Rosario. Actualmente, su estado es estable dentro de la gravedad, tal y como avanzaban esta mañana desde la Policlínica.

El marinero que recibió el hachazo permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) tras someterse a una operación. La víctima está "estable dentro de la gravedad", con fractura de cráneo y "varias heridas faciales que han sido tratadas en el quirófano", según han informado desde el centro hospitalario.