Un grupo de niños de Benin baila y canta el jueves en Avilés por los derechos de la infancia

El concierto solidario será a partir de las 20.00 horas en la Casa de Cultura y la organización fija un donativo de 12 euros como entrada

"Voces de Benin" durante una actuación.

"Voces de Benin" durante una actuación.

I. García

"Sansanlo kuo ne fontite". Así se dice en el idioma fon, que se habla en Benin, "una mañana me levanté soñando". Ese verso está incluido en una adaptación del "Bella Ciao", la popular canción partisana contra los fascismos de los años treinta. Lo interpretan "Voces por Benin" ("Benin gBe", en idioma fon), que es un grupo formado principalmente por niños del país africano, que ha iniciado una gira de conciertos por el país y que el jueves a las 20.00 horas hará escala en la Casa de Cultura de Avilés. El objetivo del concierto solidario es ayudar a proteger los derechos de la infancia en el país centroafricano, uno de los más pobres del mundo, todo ello sin dejar de lado otros derechos básicos como la alimentación, la vivienda y la salud, como ayer dejaron claro los miembros de "Voces por Benin" durante una exhibición en el salón de recepciones del Ayuntamiento de Avilés.

El concejal de Cooperación internacional, Agustín Medina, ejerció de maestro de ceremonias en la presentación del espectáculo. Animó a participar en el concierto y colaborar con este "proyecto de transformación social" que desarrollan niños de un país "cuya esperanza de vida está en los 59 años".

La percusión, ritmos y canciones de "Voces por Benin" compartirán escenario con el coro "Gospel Experience", que dirige el avilesino David Colado. La organización, que es la fundación "Juntos por la vida", ha establecido un donativo de 12 euros que puede abonar a la entrada o a la salida del espectáculo así como en la web juntosporlavida.org. El proyecto cuenta también con la colaboración de Avinum.

La Fundación que ha promovido la gira y, por lo tanto, el concierto en Avilés ofrece a los miembros del grupo clases de música y español durante todo el año como complemento a sus estudios y en defensa de los derechos básicos, que es lo que reclamarán el jueves en la Casa de Cultura, el simple derecho a ser niños y jugar como tal, algo que en África no es tan habitual como lo es en Europa.

Suscríbete para seguir leyendo