El área de Cultura plantea que la pinacoteca avilesina trabaje con coleccionistas privados

El Ayuntamiento diseña la intervención sobre el palacio de Balsera, que acogerá el museo de pintura, incluyendo la eliminación de barreras

La escalera modernista del Conservatorio de Avilés.

La escalera modernista del Conservatorio de Avilés. / María Fuentes

S.Fernández

El palacio de Victoriano Fernández Balsera, el actual Conservatorio de Música de Avilés, tendrá una nueva vida por la gracia de los fondos europeos: 3 millones que servirán para recuperar el edificio modernista y, además, para instalar en sus entrañas el nuevo museo de la ciudad. Los socialistas lo han llamado, de momento, "pinacoteca", aunque no es un término definitivo para el proyecto en que están trabajando: un centro de arte.

Sin embargo, esta idea es la que están desarrolando las autoridades municipales desde hace tiempo: viene en varios programas electorales de los socialistas y fue una idea que asumió como propia el grupo Ciudadanos cuando negoció con el PSOE unos presupuestos municipales.

La idea que está ahora encima de la mesa es que el nuevo servicio sirva para trabajar de manera conjunta entre la administración pública y los coleccionistas privados. Aunque esta idea todavía se tiene que desarrollar: y son muchos meses los que quedan por delante para completar esta tarea que, sin embargo, no es la que más preocupe a los responsables de cultura y es que la principal de las preocupaciones se refiere a la intervención sobre el propio edificio, que es Bien de Interés Cultural (BIC), es decir, una de las joyas arquitectónicas que requiere especial protección. Otros BIC son la iglesia de San Antonio, la de San Nicolás de Bari, el palacio de Valdecarzana, el de Camposagrado o, incluso, la fuente de San Francisco.

El conjunto palaciego que construyó Fernández Balsera para él y para su familia en el año 1917 lo terminó adquiriendo el Ayuntamiento de Avilés en el mes de junio de 1982 para alojar allí lo que, en principio, fue una escuela de música que terminó transformándose en Conservatorio. Ahora el Ayuntamiento recupera el antiguo edificio de Correos, en la calle de la Ferrería, donde tiene previsto trasladar el centro lectivo e iniciar allí las clases del curso 2025-26.

Mientras tanto, es decir, este próximo año, las clases seguirán desarrollándose en las aulas del palacio de Balsera-Sendón. Con los tres millones concedidos el Ayuntamiento asume el compromiso de reconvertir el edificio en centro de arte antes de que termine el año 2027. De hecho, el inicio de los trabajos está previsto para finales del año 2025. Para entonces, habrá terminado el proyecto que tiene que adecuar el palacio al momento presente incluyendo la eliminación de barreras arquitectónicas. La principal de ellas es la gran escalera modernista que el comerciante Victoriano Fernández Balsera, aunque no es la única.

La primera intervención pública en la salvaguarda del palacio fue en 1984 (la pagó el gobierno del Principado, entonces presidido por Pedro de Silva). La penúltima, en 1997, cuando se pintó la fachada principal y se renovaron las baldosas de las terrazas.Volvió a intervenirse sobre ella en el año 2011. La nueva irá destinada a adecuar el palacio como futuro museo.

Suscríbete para seguir leyendo