Malabares de sonrisas

Ventrílocuos, payasos, malabaristas y títeres de este y el otro lado del Atlántico se juntan esta semana por vigésimo primera vez en el Parche de Avilés para cosechar carcajadas

Sobre estas líneas, Javi Furlong sostiene una silla con la barbilla en la sala de prensa del Ayuntamiento de      Avilés. Debajo, varios de los participantes   en el próximo «Asturrisas», ayer, en Avilés. | Luisma Murias

Sobre estas líneas, Javi Furlong sostiene una silla con la barbilla en la sala de prensa del Ayuntamiento de Avilés. Debajo, varios de los participantes en el próximo «Asturrisas», ayer, en Avilés. | Luisma Murias

Saúl Fernández

Saúl Fernández

Javi Furlong, que es malabarista e "influencer", decide sorprender a los periodistas que acuden a la presentación de la edición número del festival AstuRisas de Avilés –entre este jueves y el próximo domingo–. Para ello se coloca un palo en la barbilla, inclina la cabeza y contempla el techo de la sala de prensa del Ayuntamiento de Avilés y el palo se queda ahí como si fuera el mástil de la plaza de Colón. Y así la sorpresa la consigue, pero decide doblar la apuesta y por eso coge una de las sillas de la sala y repite la acción. Y en una de las fotos que acompaña este reportaje está la boca abierta de la concejala de Cultura de Avilés, Yolanda Alonso, para certificar el triunfo del malabarista argentino. "Soy de Mar del Plata, la capital de la provincia de Buenos Aires", aclara.

Furlong es uno de los participantes de la nueva edición del festival AstuRisas: el vigésimo primero. "Nunca, ni siquiera durante el año de la pandemia se suspendió", apunta Alonso cuando le toca tomar la palabra y cerrar la boca sorprendida. Y es que la presentación del festival –lo organizan al alimón el área de Cultura del Ayuntamiento de Avilés y la asociación Abierto Asturias– también sorprendieron los componentes de la compañía "Pedalarte", que se llaman Nico y Bárbara y que un día decidieron llevar "el circo a donde nunca iba el circo", señalan. Y lo hicieron a pie o en bicicleta: ocho países de Latino América cargados de sonrisas. Manuel Ángel Díaz, de Abierto Asturias, explica: "Esta es la segunda vez en que participan con nosotros", cuenta. La otra vez fue el año pasado. "Lo que pasa es que entonces no llegamos a estar en el programa", admiten los payasos. "Pero no hubo problema: todos los demás redujeron un poco sus números para que pudieran caber en el festival", aclara el organizador. "Y este año presentamos lo nuestro", apuntan los dos payasos que, como Furlong, sorprendieron al personal haciendo bailar platos en palos. "Es cuestión de la muñeca", explica Furlong a los periodistas que intentan incorporarse a la exhibición, justo al inicio de una rueda de prensa, que sirve para certificar que "la risa cura, que la risa es una medicina" y que ellos lo saben bien, sobremanera Furlong, que ha actuado en plantas de enfermos y viendo cómo sus carcajadas sirven para parar el tiempo.

AstuRisas empieza el jueves por la tarde. Y lo hará con maquillaje para todos. "En esta edición tenemos ventriloquía, malabarismos, ‘clown’ y títeres... creo que es la edición más completa de las veintiuna", apunta Díaz con satisfacción.

Suscríbete para seguir leyendo