Avilés tiene una nueva resonancia magnética para reducir la lista de espera

El equipo, de alta resolución, entrará en servicio el lunes con las primeras citas

La nueva resonancia magnética y en la cabina de control la técnico radióloga Elizabet García

La nueva resonancia magnética y en la cabina de control la técnico radióloga Elizabet García / Luisma Murias

Marián Martínez

Marián Martínez

El Hospital Universitario San Agustín (HUSA) contará a partir del lunes con una segunda resonancia magnética, de alta resolución, que permitirá realizar una media de entre 10 y 12 diagnósticos diarios, en función de las pruebas previstas. Las primeras citas ya se han adjudicado y la agenda está cerrada para las próximas semanas. La gerencia del área sanitaria III confía en que en el próximo otño pueda cubrir la plantilla de médicos radiólogos con cuatro nuevas incorporaciones, lo que permitirá reducir la lista de espera de los más de noventa días actuales a sesenta.

El viceconsejero de Política Sanitaria, Pablo García, y el gerente del área sanitaria III, Miguel Rodríguez, visitaron ayer las instalaciones en las que operará el nuevo equipo, para cuya instalación fue necesario realizar obras de adecuación en el centro hospitalario. Y aprovechando estos trabajos, la nueva sala se ha decorado con un cielo con nubes en el techo y vegetación en las paredes para hacerla más acogedora. Esta actuación se enmarca en el plan de humanización del hospital para crear espacios más cálidos y amigables para las personas. La inversión global supera ligeramente los dos millones de euros.

El equipo, totalmente digital, permitirá incorporar nuevas técnicas y exploraciones, entre ellas, la resonancia magnética cardiaca o de cuerpo entero en una sola observación. También aportará mayor precisión en menor tiempo, al detectar lesiones más pequeñas, por lo que contribuirá a un diagnóstico más preciso y precoz, especialmente en patología neurológica y en tumores.

Además, el servicio de radiodiagnóstico también ha renovado las tres salas de radiología, que sustituyen a las convencionales y en las que se han invertido 602.943 euros. En todas ellas se utiliza tecnología de última generación que ofrece imágenes de mayor calidad y precisión, al tiempo que facilita el manejo al personal técnico y reduce la radiación al paciente.