Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Mariño

Ahora nos toca a nosotros, dicen ellos

Sobre las declaraciones de Adriana Lastra, la renovación política y la veteranía

Tengo unos amigos que son tan benévolos y me quieren tanto que, todavía, no aceptan que diga que soy un viejo y me regañan cuando lo digo. Lo agradezco, pero sé que para el trabajo lo soy, porque ya estoy jubilado, y para la política también, pues lo uno va

Justo por eso, por lo que acabo de decir, leí con mucha atención estas declaraciones de Adriana Lastra de hace apenas una semana: “Yo siempre escucho atentamente a nuestros mayores, pero ahora nos toca a nosotros. Somos una nueva generación a la que le toca dirigir el país”.

Igual son los años, pero pienso que, en realidad, lo que quiso decir la portavoz socialista fue: Aquí se hace lo que nos salga de la entrepierna y el que no esté contento ajo y agua. Ya va siendo hora de que los de la vieja escuela se retiren de una pajolera vez y dejen de dar la vara cada dos por tres. Las declaraciones a las que me refiero, fueron a propósito del ruido que se formó por el posible acuerdo del PSOE con Bildu para los presupuestos. Ruido que no comparto porque creo que quienes, ahora, se escandalizan y hablan de arcadas y vómitos tienen un estomago a prueba de bomba que no hace tanto digería, sin escrúpulos, sapos y culebras iguales o parecidos. De todas maneras, que tenga esa opinión de algunos de los llamados “Barones Socialistas” y de otros del PP, Ciudadanos y Vox que están buenos para callar, no quiere decir que avale lo que dijo Adriana Lastra sobre el relevo generacional que reivindica y, en mi opinión, no debería producirse, únicamente, por la edad de los protagonistas sino también, y sobre todo, por la calidad humana, el compromiso y la credibilidad necesaria de quienes, finalmente, lo lleven a efecto.

Ahora nos toca a nosotros, dicen ellos. De acuerdo, muy bien. Pero “el toca” al que se refieren no sería bueno que lo tomaran como el premio de esa tómbola que es la vida. La edad no garantiza inteligencia, honradez ni capacidad de liderazgo. No garantiza nada, a no ser una visión diferente del presente que nos toca vivir.

La cuestión es que si hablamos del presente no podemos pasar por alto que la dedicación a la política se ha convertido para muchos en una salida profesional exclusiva, de modo que, a día de hoy, la propia Adriana Lastra, Pablo Casado, Santiago Abascal y un buen número de políticos de más de cuarenta años, no han hecho otra cosa en su vida que desempeñar cargos públicos. Así que menos lobos y más empatía para reconocer que la necesaria renovación política tiene mucho que agradecer a los veteranos que han arropado a esta generación y la han ayudado a crecer.

Los políticos de ahora tal vez tengan varios doctorados, másteres a tutiplén, hablen correctamente inglés y manejen el ordenador como mi abuelo manejaba la fesoria, pero les sobra mucha soberbia y les falta humildad. Esperemos que, además, no sean sordos del todo porque si lo son, mal negocio.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats