Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Horta

La necesidad de acuerdos para las actividades deportivas

La integración del personal de la Fundación Deportiva Municipal entre los empleados públicos del Ayuntamiento avilesino

Las elecciones sindicales celebradas en octubre en la Fundación Deportiva Municipal (FDM) quedaron invalidadas por no haber incluido en el censo a una trabajadora con despido no firme. La Presidenta de la FDM (la concejala socialista Nuria Delmiro) había presentado además una reclamación para que se considerara que la plantilla laboral de la Fundación Deportiva no superaba los 30 trabajadores (es decir, que sólo había que escoger un delegado de personal, y no tres como sostienen CSI y otros sindicatos –aunque no Avanza–). Y se anuncia que la Presidencia (asesorada por el Concejal y el Director de Recursos Humanos) insistirá jurídicamente en ello. ¿Qué hay detrás de ese empecinamiento en rebajar la representación de los empleados públicos?

La FDM vive una sinrazón continuada por no tener en vigor un convenio colectivo adecuado, ya que desde 2017 está pendiente la negociación de un nuevo marco laboral (tras extinguirse el anterior convenio regional del ámbito deportivo).

La Corriente Sindical de Izquierda considera que la mejor manera de eliminar la oscuridad y la falta de transparencia laboral que se da en esta institución es integrar a los empleados públicos de la Fundación en el convenio de referencia de los empleados públicos del Ayuntamiento y de la Fundación Municipal de Cultura, con un proceso previo de negociación sindical para la valoración de puestos y la adecuación de condiciones al marco municipal. ¿Por qué el gobierno del PSOE prefiere tener a la FDM en un espacio separado, oscurantista, y en condiciones diferentes y peores para sus empleados municipales?

La plantilla de empleados públicos de la FDM se ha ido reduciendo continuamente desde hace años, en especial en los puestos de especialistas deportivos y monitores. Hace pocos años se disponía de casi 40 empleados públicos, y ahora tenemos una cuarta parte menos. ¿Cómo se explica esto?

Una pista importante es el considerable aumento de las actividades deportivas que se realizan con personal de empresas externas contratadas. Tenemos como ejemplo el contrato que se quiere formalizar para 2021 y 2022 (prorrogable otros dos años), para “el desarrollo del programa de actividades deportivas que forma parte de la planificación deportiva de la Fundación Deportiva Municipal de Avilés, y que no esté asignado a personal de plantilla”.

El importe por dos años es de 570.000 euros, prorrogable otros dos años. ¡En cuatro años tendríamos un gasto de 1.140.000 euros!. ¿Cuánto empleo público de calidad se podría crear con esas cantidades, en condiciones iguales o mejores de prestación de servicios?

Así las cosas, vemos con estupor que la Oferta de Empleo Público que acaba de proponer el gobierno avilesino para la FDM sólo incluye dos plazas de auxiliar administrativo y dos plazas de conserje: ¡ninguna de monitores o especialistas deportivos! A este paso pronto diremos adiós a las piscinas públicas, a los cursillos públicos, al uso público de instalaciones deportivas públicas… ¿Este es el famoso “proyecto de ciudad” del PSOE en Avilés?

Compartir el artículo

stats