Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balance

Delles reflexones sobre l’añu 2020, que toos teníemos ganes de qu’acabare

Too acaba, too. Y Finó’l 2020, esi añu que toos teníemos munches ganes de qu’acabare. Y pesllamos la puerta pa qu’enxamás vuelva un añu tan aciagu, esi añu que nos duró tanto. Envueltos na velea de la tristura y la incertidume, zarraos en compañía del silenciu y de la soledá, nesi mudu andar del tiempu, qu’enxamás fai una posa, pero que por veces, el so andar ye relativu, Si facemos alcordanza, si dialogamos con nós mesmos, si falamos solos, dalgo a lo que nos avezamos nesta situación, caemos na cuenta de que cada instante que pasa perdemos dalgo, dalgo de lo que tamos viviendo, seya bueno o malo. Pero por veces lo que perdemos déxanos marcaos pa siempre.

Nesi añu de tanta gafez dalgunos perdimos un ser queríu, yo perdí a mi madre, perda irreparable que me dexó una firida que caltria cada día más nel mio corazón. Nun foi nesti casu la covid pero foi porque la muerte cebóse al nuesu alredor nel añu 2020.

La muerte anda en llibertá y triunfa d’un llau pa otru, amparada na covid pero tamién n’otres enfermedaes qu'hasta s'agravaron pola situación que se vivió y se vive nos hospitales y na sociedá. Magar que los sanitarios y tol personal de s’entregaren dafecho a la causa. Gracies. Y perdimos amigos, conocíos y xente de nueso, más o menos allegada. Ellos fuéronse y nós siguimos equí nesta llucha de la vida, a la que se suma agora la llucha con un ser diminutu, pantasma que siempre tenemos nel maxín y que nos privó de tantes coses formoses. Un ser que fixo estragos a nivel mundial y que sigui ehí amagándonos en too momentu. Privónos de llibertá, privónos d’abrazos, privónos de sonrises, del llinguax xestual y d’otres munches coses. Agora la mázcara tápanos el rostru ya iguálanos a toos y de xuru que tendremos que llevala por munchu tiempu. Agora sonrimos colos güeyos, magar que nos cueste trabayu, porque’l 2020 inundónoslos de llárimes, hasta casi secanos la fonte de l’allegría. Y por eso la mirada tórnase en mirada triste y señardosa.

Nin viaxes, nin fiestes, nin celebraciones. Y diznos la resignación qu’ensin estos actos sociales vívese igual, pero non, fueron munches les restricciones a les que tuvimos que sometenos, y ello marca.

D’un día pa otru vímonos privaos de toa llibertá y fízonos cambiar la manera de ver el mundu. Tolo observamos con ciertu escepticismu. Vemos otros paisaxes distintos qu’enantes nun yéremos a apreciar. Llenáronsenos los díes de nublu y de solombres y socédense les nueches d’insomniu. Nun sabemos cómo abrigar l’alma nesti iviernu eternu. El mieu y la desconfianza amáganos per uquier.

Tuvimos que roblar una montonera de renuncies sociales y familiares y entá nun nos llegó esi “documentu” qu’esperamos roblar pronto, que nos permita poder abrazanos y sonrinos y miranos con allegría y de dalguna manera poder gozar del nuesu tiempu.

Y será cuando n’alcordanza sintamos esti añu que pasó como un paréntesis na nuesa vida, porque afortunadamente los seres humanos somos quien a arrequexar los malos recuerdos y a revivir los bonos momentos. Quiciabes deprendimos a disfrutar de les coses pequeñes, a valorar l’amistá y la guapura de lo que tenemos alredor y que coles prises y col ritmu aceleráu que llevábemos nos pasaba desapercibío.

Damos la bienllegada a 2021 cola esperanza de que seya un añu de lluz. Un añu que nos permita escaecer les solombres y la negrura del que pasó. Y como tamos tan amedranaos, nunca foi tan repetida la vieya frase “lo primero, que tengamos salú”, la frase que se repetía a partir de cierta edá, pero qu’agora se xeneralizó. Sentímosla a cada momentu, y ficímosla nuestra.

Muncha salú, lluz y amor ye lo que vos deseo pal 2021.

Compartir el artículo

stats