Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Mariño

La cola de la vacuna

La epidemia de altos cargos inmunizados y las disculpas por saltarse el orden natural

No es un sueño que llevemos casi un año contando y llorando muertos, soportando confinamientos, sufriendo graves perjuicios económicos y renunciando a nuestra vida social, hasta el punto de que necesitamos un sobresfuerzo para no caer en la desesperación. Lejos de ser un sueño es una pesadilla real, pero, por si no fuera bastante, ahora nos enfrentarnos a una mutación del virus que es distinta de la inglesa, la brasileña o la surafricana. Es nuestra y muy española. Se trata de la mutación tienes un morro que te lo pisas, variable hispana que está provocado una epidemia de jetas y caraduras a los que pillaron saltándose la fila y colándose para ponerse la vacuna cuando no les tocaba.

Lo llamo epidemia porque no son, solo, unos pocos. Que se sepa, ya vamos por más de mil entre los que, al parecer, hay de todo. consejeros autonómicos, altos cargos, funcionarios, generales del ejército, alcaldes, concejales y hasta un cura y dos obispos. Aquello que conocíamos como las fuerzas vivas. Una representación de esa España chunga que no desaparece ni con lejía. Los mandamases de toda la vida. Ya saben: el cura, el médico, el alcalde y el comandante de puesto de la Guardia Civil.

Las disculpas supongo que las conocen. En unos casos dijeron que las vacunas sobraban y daba pena tirarlas, en otros, los políticos decidieron considerarse, a sí mismos, personas de riesgo, y luego está lo del consejero de Sanidad de Ceuta, que ha dicho que no cree en las vacunas, pero que se procuró una y se la puso, en contra de su voluntad, porque sus asesores insistieron y no quería defraudarlos.

Mentiría si dijera que no temía lo que está pasando. Hubiera sido un milagro que todo marchara como es debido y cada uno esperara su turno. Duele reconocerlo, pero somos un país en el que portarse dignamente, cumplir y ser honrado, lejos de ser una virtud, está considerado de tontos.

Aquí, el que se tiene por listo, aprovecha cualquier resquicio para saltarse el orden y llegar primero. Da igual lo que sea: la cola del super o una plaza de aparcamiento.

Colarse es un vicio feo, cutre y casposo. Pero, claro, no es igual colarse en la fila de la caja del super que en la cola de la vacuna. La cola de la vacuna es diferente a todas las demás. Exige ejemplaridad. Por eso quien se la salta, no es, simplemente, un jeta o un caradura, es un desalmado egoísta que cae en lo más bajo de la mezquindad humana. No hay justificación que valga, los que se vacunaron cuando no les tocaba, no solo cometieron una falta grave desde el punto de vista ético, sino que deberían ser juzgados como autores de un presunto delito.

Es lo que pienso. De todos modos, no sabría decirles si estos comportamientos me producen más indignación que tristeza. Allá se van las dos sensaciones, aunque también reconozco que no nos lleva a ninguna parte flagelarnos más de la cuenta. Es preferible que nos quedemos con la parte positiva. Con que los chanchullos, de quienes se saltaron la cola de la vacuna, no han quedado impunes. Gracias a los medios de comunicación hemos descubierto a unos cuantos defraudadores y se supone que el Gobierno central y las comunidades autónomas tomarán medidas para que algo así no vuelva a repetirse.

Compartir el artículo

stats