DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Mariño

Las protestas de los jóvenes

Los disturbios y las diferentes formas de entender la libertad de expresión y otros derechos

Uno de los últimos días que corrí delante de los grises fue el 8 de junio de 1977, cuando el mitin de Fraga en el Suárez Puerta. Nos habíamos reunido unos cuantos, fuera del campo de fútbol, junto a la tribuna de preferencia, para abuchear al líder de Alianza Popular y la policía cargó sin contemplaciones, así que salimos corriendo y yo escapé por un solar de la calle José Cueto, que todavía no estaba del todo edificada. No les hicimos frente ni quemamos contenedores, no sé si porque no los había o porque teníamos más miedo que un pez en Semana Santa.

El caso que Fraga, que estaba al tanto de lo que ocurría en la calle, dijo de nosotros que los jóvenes no íbamos a encontrar solución a nuestros problemas haciéndonos comunistas ni dándonos a la droga, el libertinaje y la pornografía.

Entonces, a nadie se le hubiera ocurrido decir que aquella protesta fuera violencia juvenil.

En realidad, no lo era, lo que hacíamos era luchar por la democracia e intentar que la dictadura desapareciera lo antes posible. Un objetivo que estábamos consiguiendo, pues las prohibiciones heredadas caían como fruta madura; no tan deprisa como algunos quisiéramos, pero mucho más rápido de lo que otros podían imaginar.

En aquella época, todo sucedía tan rápido que la juventud duraba un suspiro. Enseguida nos hacíamos mayores. Con menos de 30 años ya estábamos casados, teníamos hijos y ocupábamos cargos de responsabilidad en la política y los sindicatos. Nada que ver con los jóvenes de ahora, que prolongan su juventud hasta pasados los cuarenta, van de una crisis en otra, sin trabajo ni perspectivas de futuro, y su presencia en las instituciones es prácticamente nula.

Estas circunstancias conviene tenerlas en cuenta a la hora de analizar los disturbios que se produjeron tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél. Ya sé que hay una opinión, casi generalizada, en el sentido de que fue una excusa para liarla. Que, a quienes estuvieron en las protestas, no les importa la libertad de expresión ni otros derechos y libertades.

Queman contenedores, se enfrentan a la policía y saquean tiendas sin que, ni ellos mismos, sepan lo que reclaman. Es más, hay quien asegura que los jóvenes del fuego y las barricadas no saben, siquiera, si son de derechas o de izquierdas. Al parecer, hay de todo. Es un totum revolutum que confluye en la coincidencia de liarla parda y sacarse una selfi para dejar constancia.

Respeto todas las opiniones, pero yo sí creo que los jóvenes tienen ideología. La ideología de la juventud actual es la desesperación. Se sienten solos y al margen de la sociedad.

Es cierto que el paro juvenil masivo no justifica el asalto de comercios ni la quema de contenedores, pero explica el motor de la violencia. Los que estudian no saben para qué lo hacen y los que ya dejaron de estudiar están sin trabajo y sin posibilidad de tenerlo, aunque sea precario. Viven en una sociedad en la que, por lo visto, no tienen sitio.

La exclusión que decimos anticipa un peligro: cuando se cierran todas las válvulas, la olla a presión estalla. Y es lo que lamentamos quienes un día ya lejano fuimos jóvenes, que los jóvenes de ahora, los que queman contenedores y se enfrentan a la policía, no sepan gestionar mejor esa energía maravillosa que proporciona la rabia.

Compartir el artículo

stats