Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Nuevo

La Espinera

Carmen Nuevo Fernández

Escritora

Hasta siempre, Rocky

Un ciclo de melancolía presente

Ya han pasado dos años desde que te fuiste Encina y cuatro o más –el tiempo pasa tan deprisa– desde la última vez que fuimos juntas a la playa de Salinas y disfrutamos de las olas. Qué fría estaba el agua y qué feliz eras mientras nadabas tan llena, siempre tan llena de vida. Y ahora Rocky, tu perro, tu inseparable compañero, también se ha ido. Pero qué dichosos, dorados y despreocupados transcurrían los días, años atrás cuando salíais a pesar junto al río…

Veo a Rocky lanudo y de color canela, suave y blando como una especie de Platero celeste, cariñoso y juguetón al que también le gustaba olisquear las flores y siempre a tu lado, pues aunque a veces corría y parecía que se alejaba, enseguida, moviendo el rabo, se volvía para mirar hacia atrás y ver dónde estabas, porque su camino, después de todo, siempre era el tuyo. Juntos conocisteis a los amigos más fieles y leales, esos que en silencio lloran y sonríen recordándoos.

Y es que todo es un ciclo de presente melancolía, como las hojas que distraídas y encendidas dejan las ramas para inundarnos de tristeza y de extraña energía, porque hemos conocido vuestro corazón de lumbre que irradia nuestra necesaria pretensión de que mañana será otro día. Siempre mañana, siempre otro día, y precisamente por haberos conocido somos capaces de comprender que debemos abrir nuestras ventanas para que por ellas penetren una y otra vez el amor y el dolor como los pétalos más maternales, pues somos tan etéreos como el incienso, pero trascendemos cuando nos alcanzan las tardes y volvemos a recorrer los caminos en bicicleta y a saborear las manzanas y a sonreír atemporales antes de que nuestros cuerpos descansen sobre la mansa hierba.

Sobre la mansa hierba, trascendemos y adquirimos el color de las moras de los silvestres matorrales, antes de ser líquidos como el agua agitada de las olas o de los ríos corriente arriba. Y llegará el día en que volvamos a recorrer las calles que un día conocimos y daremos nombre otra vez a las cosas cotidianas. Y es que todo llegará de nuevo, estoy segura, como Rocky ahora acercándose con sus ojos de azabache como Platero y acompañándonos, mientras saboreamos otra taza humeante de té o café ahora que es otoño, durante nuestra conversación que Rocky callado escucha como si nos estuviese entendiendo mejor que nadie…

Gracias por acompañar siempre a Encina. Hasta siempre, querido amigo. Hasta siempre, querido Rocky.

Compartir el artículo

stats