Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Hernández Barrios

La ordenación viaria en Verdicio

Los efectos perniciosos de la nueva regulación de aparcamientos

La actuación llevada a cabo por el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Gozón para el aparcamiento de vehículos en los prados del entorno del arenal de Verdicio, además de ineficaz y lesiva para el medio ambiente, ha causado agravios comparativos y cierto malestar entre los vecinos de la parroquia que se han visto afectados.

Tal es así que si el objetivo del Alcalde era retirar los vehículos de la primera línea de costa de la margen derecha de la playa porque obstruían el paso y quitaban la vista, el resultado obtenido ha sido el traslado del problema a la margen izquierda, donde, en un reducido espacio enmarcado por dos señales con el rótulo "Paisaje Protegido", los usuarios buscan una "habitación con vistas" estacionando sus vehículos al borde de los acantilados sobre las crestas de las dunas remontantes que se hallan en esta zona.

En efecto, la degradación de esta área, donde los miembros de Arcos Life llevaron a cabo una plausible labor colocando mallas de alambre para proteger las dunas, es hoy día patente con la aparición de cavidades donde aflora la arena de las crestas de las dunas a causa de la desaparición de la capa de césped que las protegía al soportar tanto tráfico rodado.

Este problema no es meramente estacional, propio del estío en que hay una mayor concentración de vehículos, sino que tiene un carácter anual, como muy bien puede corroborar el primer edil con nada más que se asome a la ventana de su casa. Se trata de un fenómeno que pone una vez más en evidencia las numerosas contradicciones en que incurre en materia medioambiental.

Resulta paradójico que nos anticipe la construcción de una pasarela para salvar el río Curuxéu (en un punto donde por cierto se halla una fosa común de la Guerra Civil) para proteger las dunas y la charca y que con sus decisiones arbitrarias contribuya a agravar los problemas arrastrando consigo a otros organismos y administraciones a las que les pasa la "patata caliente" como ha ocurrido con su intento de crear un parque-playa y sucederá con la pasarela y la reordenación de caminos que pretende llevar a cabo convirtiendo los privados en públicos y a la inversa, en un alarde de hipocresía y omitiendo en cambio otras necesidades más acuciantes como es la dotación de saneamiento a la parroquia.

Un alcalde está para solucionar los problemas a los vecinos (así es como surgen los ayuntamientos en la Baja Edad Media, como juntas o asociaciones de vecinos para la defensa de los intereses) y no para causárselos.

Compartir el artículo

stats