Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Álvarez Balbuena

Fernando Álvarez Balbuena

Presidente de Honor de la Sociedad Económica de Amigos del País de Avilés y Comarca

Libertad y globalidad

La voracidad interventora del Estado en todos los órdenes de la vida y la sociedad

Niklas Luhmann ha elaborado una "Teoría de sistemas" según la cual el sistema económico, al igual que todos los demás sistemas que integran la sociedad, es autónomo y capaz de solucionar por sí mismo las dificultades que se tratan de solventar mediante la política, ya que esto produce lo que el propio Luhmann define como el desbordamiento del Estado por la política. Este concepto lo considera ya muy superado el autor de la "Teoría de sistemas" porque, siguiendo sus propias palabras, "hoy el sistema político, en mayor medida aún que otros subsistemas, es incapaz de ofrecer una explicación de sí mismo, de los otros sistemas o del entorno general".

Pese a lo clarividente de la aportación de Luhmann, los hechos prácticos parece que van por otro camino, porque política y economía, para el Estado, son hoy dos caras de la misma moneda, lo que se debe en gran medida, no tanto al crecimiento de la economía, como al astronómico crecimiento del Estado, el cual invade todas la áreas de la sociedad, buscando el poder y el control de cuanto pueda caer en su voracidad interventora y, lo que es peor, recaudatoria.

El estado liberal no interventor del llaissez faire o la teoría hayekiana que considera que la planificación y el control van "pari pasu" con el fracaso del progreso económico son dos posturas difíciles de sostener hoy día, no porque no sean rigurosamente ciertas, sino porque la propia sociedad actual, instalada en la subvención y en el bienestar que le proporciona el "Estado protector e interventor", no está dispuesta a atender a las razones de peso que esgrimen autores tan prestigiosos como el ya citado Hayek u otros, tales como Isahia Berlin o Raymond Aaron. Estos son hoy tildados peyorativamente de neoliberales, por aquellos que se reclaman de progresistas, como si el ser liberal, nuevo o viejo, fuera una cosa recusable y perniciosa.

Sin embargo así se alzan las voces de quienes defienden el control férreo de la economía por parte de las instituciones políticas y proclaman que el Estado es el factotum del bienestar, sin comprender la evidencia proclamada por Gitta lonescu, (E. Vallespín. 2003:126) de que "no es el Estado quien genera el bienestar, sino las empresas creadoras de riqueza". Otra cosa es que la redistribución de esa riqueza creada por la industria, el comercio y las actividades mercantiles, deba tener como último referente al Estado, cuya única misión y justificación radica en la preservación del orden, la garantía del cumplimiento de la ley y el deber inexcusable de velar por la justicia.

Esta es, en síntesis, la idea que el liberalismo tiene del Estado, poniendo como tope a la acción política la libertad económica. La esencia de la libertad, el primero de los derechos fundamentales del hombre, tras el de la conservación de su vida, es el de la administración y el control de su patrimonio; este no puede estar al albur de los caprichos de los políticos. No se nos puede llenar la boca, como se nos llena de continuo, con la palabra democracia, si no tenemos clara esta verdad histórica: la democracia vino al mundo de la mano del liberalismo capitalista (Held, D. 2002:90) y a mayor bienestar económico, corresponde un mayor grado de democracia, como han demostrado Bukhart y Lewis Beck, (1994), lo que equivale a decir que el desarrollo económico conduce a la democracia y no al revés (lnglehart, R.1999: 272) como injustamente se nos está haciendo creer con mendaces propagandas socialdemócratas, tras las que se ve claramente el afán de la compra de votos a corto plazo.

Por ello el empeñarse en consagrar la intervención creciente del Estado en los asuntos económicos es la regresión a un sistema que ya consagró su quiebra en el siglo XX, con el enorme sufrimiento y la esclavitud moral y material de los millones de personas que cayeron tras el telón de acero, así como con los avatares de una Europa desvencijada por el auge y el fracaso de los totalitarismos de los que logró liberarse gracias a la ayuda americana.

Sin embargo, los progresistas son profundamente antiamericanos. Olvidan, sin duda, que sin la ayuda norteamericana durante la guerra y sin el Plan Marshall durante la posguerra, el viejo continente hubiera sucumbido tanto a la nazificación, como a la posterior amenaza real de la sovietización. La propia Unión Soviética, paradójicamente, cobró fuerza y poder gracias también a las ayudas de los aliados. La de América con sus ingentes cantidades de dinero y material bélico (Ley de Préstamo y Arriendo) y la de Inglaterra con la apertura del segundo frente. Sin estos apoyos hubiera sido arrasada, con mayor facilidad que lo fue la propia Europa, por el imparable militarismo nazi.

En resumen: el liberalismo capitalista es garantía de riqueza y el progresismo intervencionista es la puerta hacia el comunismo esclavizador.

Compartir el artículo

stats