Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Zarracina

Francisco Zarracina

Coordinador del UCIN Avilés

Ronda Norte o Sur-Este

Consideraciones sobre el tráfico rodado en el entorno de la ría

Hoy mejor que mañana, el Ayuntamiento de Avilés tiene que ponerse el "mono" de trabajo y resolver los temas de mucho calado que tiene atrasados. No digo importantes, porque importantes son todos; y de aquellos que afectan a un colectivo, el más importante siempre es el que me afecta a mí personalmente.

Hay un asunto sobre la mesa que lleva años atascado, para el que se llevan realizando proyectos y proyectos, metiendo dinero y más dinero, motivo de protestas y alegaciones... Pero sobre todo, lo más importante, es que sigue sin llevarse a cabo. Y ese asunto no es otro que la solución que se debe de adoptar para sacar el tráfico de la zona portuaria, además de dar una alternativa a las fábricas que allí se ubican pues es una gran zona industrial. La carretera de la ría soporta una gran afluencia de tráfico, a veces incluso molesto, ruidoso y pesado, que debe convivir con los usos peatonales del área de la ría (paseo Manuel Ponga).

Decía al principio: "Proyectos y proyectos". Ya en 2006, el Ayuntamiento de Castrillón, desde la oficina técnica, presentó una alegación que parecía que finalmente quedaría como solución a adoptar, que es la que saliendo del puerto en dirección a la zona del Reblinco subiría por la cantera de Mota y entraría en túnel por debajo del Club de Tenis para enlazar con la autovía cerca del hospital, dejando apartadas las anteriores soluciones que afectaban a la zona de Raíces Viejo –el castillo de Gauzón– o las que contemplaban un puente sobre la ría o también un túnel por debajo de la ría.

Pero pasan los años y en junio de 2014 LA NUEVA ESPAÑA publica en un artículo que "con Foro Asturias en el Gobierno regional, el Ejecutivo de Francisco Álvarez-Cascos optó finalmente por meter en el cajón el proyecto al asegurar que era imposible el consenso entre Avilés y Castrillón", concejo este último que defendía el túnel bajo la ría ya que esa solución garantizaba que el nuevo vial transcurriría por suelo avilesino.

Y siguen pasando los años, las soluciones no llegan, las administraciones parece que no lo toman en serio, los ayuntamientos se enfrentan técnicamente... Castrillón y Avilés defienden posturas diferentes y se manifiestan en tal sentido. Ahora parece que también hay repartos a que se afecte con la ronda portuaria a los tráficos de la variante de la N-632. La solución de conectar con esa calzada existente añadiría un problema que se había resuelto con la A-8: volver a cargar de tráfico otra vez la carretera de circunvalación con el riesgo de tantos accidentes como había tenido esta carretera y que la convirtieron en un punto negro, con lo que habría que desdoblarla con el consiguiente aumento en costes de la solución.

La última licitación para el estudio del trazado de la ronda portuaria se le ha adjudicado a la misma empresa que está realizando la integración en la ciudad del ferrocarril, por algo más de un millón de euros; eso contó la prensa en julio de 2022. Esto ya empieza a parecerse a una tomadura de pelo con dinero y más dinero gastado en grandes proyectos que nunca se llevan a cabo.

Y en mi modesta opinión pienso que la solución que en 2006 era la más acertada, después de tantos años y una vez que se reparten las cartas para un nuevo juego resulta que ahora ya no es la mejor pues ha cambiado la situación. Anteriormente no era posible el soterramiento, siendo reconocido hoy como solución válida y además de que el proyecto fue otorgado al mismo despacho técnico que hace el estudio del ferrocarril –que además parece que éste va a ser soterrado– da un valor añadido para realizar un proyecto conjunto de ferrocarril y arteria del puerto. El túnel sería uno único para ambos trazados, con lo que el coste sería inferior seguramente que la suma de las dos por independiente más desdoble de autovía y evitaríamos que Avilés quedase encerrada en un cinturón circular de viarios que estropearía nuestro entorno.

Las administraciones de Avilés y Castrillón dejarían de enfrentarse en un nuevo capítulo y, sobre todo, Avilés ganaría un espacio maravilloso al puerto, por fin Avilés y la ría estarían unidas en un paseo envidiable.

Volvemos al principio y decimos que es el momento de ponerse a trabajar y no dejar pasar esta ocasión que está que ni pintada para ello, coincidiendo los dos proyectos en la misma ingeniería.

Compartir el artículo

stats