Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FIDEL GARCIA

El Oriente mágico

De los orígenes de las cabalgatas y sus protagonistas

El relato histórico-teológico de los Magos de Oriente, tal como aparece en el Evangelio de San Mateo, es uno de los pasajes más comentados y sobre el que se han vertido las mas extravagantes fantasías curiosas y descabelladas. Este relato histórico-teológico, lo sitúa San Mateo, el evangelista que escribía para los cristianos de procedencia judía, poco tiempo después del nacimiento del Niño-Dios en Belén. San Mateo no explicita ni el nombre ni el número de los magos, que no eran idólatras que adoraban las estrellas.

A partir del siglo V la leyenda popular piadosa identificó a los magos con número, nombre y regalos. Eran tres, con nombres propios Melchor, Gaspar y Baltasar y portaban oro, incienso y mirra Se cambió el adjetivo de magos por el de sabios porque la magia está censurada por la Ley de Dios como práctica contra la verdadera religión que es dar culto en espíritu y verdad, y no guiarse por supersticiones como la astrología. En el siglo XV se les dio un origen racial: blanca, amarilla y negra, como descendientes de Sem (asiáticos) Cam (africanos) y Jafet (europeos), con lo que se simbolizaba que el mensaje evangélico está dirigido a todos los pueblos y razas, como así es en la actualidad.

Las cabalgatas de Reyes nacieron en España con base bíblica y teológica, pero en algunos lugares hoy están totalmente desvirtuadas y profanadas con ocurrencias del mal gusto; además de manipuladas por algunos políticos para su mayor vanidad.

La primera cabalgata fue la de Alcoy (siglo XIX). En el XX, la de Sevilla (1917). Este año la cabalgata avilesina, superadas las restricciones impuestas por la covid-19, pretende recuperar su tradicional brillantez, cuando Sus Majestades rendían homenaje al Niño que presidía la ceremonia en la puerta del Ayuntamiento. La cabalgata sigue provocando un apasionado entusiasmo popular en todas las edades, tanto entre niños como adultos.

Compartir el artículo

stats