Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esther García López

Árboles amigos

Nestes yá pasaes feches navidiegues tán presentes de manera especial la familia y los amigos y amigues

Andando yá pel camín del 2023, tamos nel momentu de facer balance, porque nun añu ocurren munches coses bones y males y casi siempre inesperaes. Nesti tiempu de festeyos que yá se va, tamién tienen protagonismu especial otros amigos: los árboles, a puntu agora de quita-yos toles lluces y adornos. Nun sé qué pensarán cuando de repente-yos cuelguen toes eses bombilles que los enllenen de lluz, quiciabes símbolu d’esa lluz que toos esperamos nos allume l’añu. Pienso qu’en casi toles cases colocamos un árbol por Navidá como elementu decorativu. Hasta hai unes décaes cortábamos un xardón enllenu de chuchinos coloraos, ensin saber daquella que taba en peligru d’estinción y que ye alimentu del urogallu y otres especies tamién en peligru de desaniciase. Agora la concienciación de les persones por conservar el mediu afitónos que nun podemos cortar árboles ensin más. Pienso que ye un sufrimientu pa la viesca. Asina, los árboles qu’adornen agora les nueses cases, casi siempre son artificiales, o procedentes de viveros pa poder llueu tresplantalos y que sigan medrando 

Hai munchos años que lleí na revista Selecciones (Reader's digest) un artículu onde s’informaba que los árboles sienten. Sorprendióme abondo y pensé muncho nello, nel quexíu del árboles cuando-yos esgayamos les canes, cuando los podamos y sobre too si los maltratamos. Pudi esperimentar cómo les plantes medren más si les cuidamos con xeitu y agradecen cuando les miramos y les acariñamos, como si-yos tresmitiéremos les emociones. Nun sé a traviés de qué filu-yos llegarán. Quiciabes por eso se diz qu’hai persones que “tienen mano pa les plantes”. Dixebraos estudios recientes alértennos de qu’efeutivamente los árboles sienten, comuníquense entre sí y hasta se protexen a traviés de les raíces. Un misteriu más de la Naturaleza, na que reina un orde que los humanos, a vegaes, nos empeñamos n’alteriar.

Yo siempre fui amiga de les plantes; de neña tuvi unos cuantos árboles amigos: un lloréu que medra xunto a la casa onde nací, una zrezal que asomaba les canes xusto a la vera la ventana’l mio cuartu, y una figalona na que tentes veces m’engaramé a comer los figos y les uves d’una parra que medraba enredada nes sos canes. Debaxo la figal estumbarrábame a echar una siestina ensin saber que, según creencia popular, abellugase baxo la so solombra ye dañino.

Y agora, pasáu aquel tiempu d’infancia, los mios árboles amigos siguen teniendo un requexu nel mio corazón. A toos-yos tengo dedicáu dalgún poema sobre les vivencies a la so vera. Al mio lloréu dedíco-y el títulu del poemariu Lluribaga, porque coles bolines averdosaes y negres xugaba yo a morar con mio hermanu Tino y tengo d’ello recuerdos mui tienros. Otru poema que-y dedico al lloréu ye’l tituláu Señardá, nel que dialogo con esti árbol que me vio nacer y que foi testigu de tantos momentos bonos y malos vivíos a la so vera. Poema-cantar musicalizáu por Joaquín Pixán nel discu “Diálogos”, editáu l’añu pasáu. La zrezal tamién ta presente en dellos de los mios versos y otros testos. Una forma de dexar constancia de la nuesa amistá.

Daquella nun sabía yo que los árboles sentíen, y que cuando m’abrazaba al tueru o a les canes, yera un actu d’amor que de xuru los mios “amigos” percibíen. Diz l’estudiosu Peter Wohlleben, inxenieru forestal, que “Las raíces de los árboles sienten, saborean y deciden dónde y cómo seguir. (...). En las puntas de las raíces tienen una especie de cerebro. Los árboles madre reconocen mediante estas terminaciones a sus propios hijos y les suministran nutrientes. En las raíces se toman decisiones...”. Poro, agora, cuando paso xunto a un árbol, siento munches ganes d’abrazalu, pensando que la creencia popular de que “ye bono abrazase a un árbol” tien daveres el so sentíu. Y como me gusta la maxa, cuando acariño a un árbol, escucho a xeitín por si me diz dalguna pallabra d’amor, dalgo que tanto necesitamos toos.

 Déxovos esti poema que tuvo afalagando un carbayu nel parque Los Pericones de Xixón, xunto con versos d’otros poetes, hasta que los “vándalos de la cultura” s’empeñaron en desapaecelos. De xuru, que’l carbayu los echa en falta. 

Árbol míu.

Son pa ti estos versos. / -Espárcelos ente los ausentes- / Si pudiera ser salvia / qu’afluire polas tuas venas / teñiríalas de deséu./Si pudiera abel.lugame baxo ti, / abrazada a ti, / adulces,/ en secretu.../ ¡Ya que se durmiera’l tiempu...! / Si pudiera aniame pa siempre / ente las tuas fueyas, / sería col.lacia tuya, / ya novia / ya amante. / Sería yo, entós: amor, /suspiros, / l.letanía, /versos,/vientu, / chuvia, sol, / refuxu... / Ya viviría contigo / albentestate.

Compartir el artículo

stats