26 de abril de 2008
26.04.2008
ÚLTIMA HORA
Un hombre mata a sus dos hijos en Castellón y luego se suicida

«Todo el mundo quiere que "Paca" y "Tola" sean madres, es un proyecto importantísimo»

«El jaleo por la novedad y por la temporada alta puede ser malo, hay que intentar ordenar y educar a la gente para que esto no sea un circo»

26.04.2008 | 02:00
Roberto García, dando de comer a «Paca» y «Tola», ayer, en el cercado.

Proaza / Santo Adriano,

V. DÍAZ PEÑAS

Roberto García comparte su vida con «Paca» y «Tola» desde hace doce años. Es quien mejor conoce a las osas y se muestra optimista con respecto a la primera prueba de fertilidad que se les va a realizar. Además, espera aprender mucho de un proyecto que, aunque es bienvenido, «debería haberse puesto en marcha hace años». Consciente del revulsivo que supusieron «Paca» y «Tola» para los valles del Trubia, afirma que todo el mundo quiere que las osas sean madres. Ahora, dice, lo principal es ofrecer tranquilidad a los animales para que el proyecto sea un éxito; por ello, pide su colaboración a los visitantes.

-¿Cómo han vivido las osas la mudanza de estos días?

-Están acostumbradas, pues se han trasladado muchas veces. Son reacias a los cambios, pero ahí es donde entra la paciencia. Por eso buscamos ahora máxima tranquilidad para los animales, y más cuando estamos empezando.

-¿Qué opina del proyecto?

-Es importantísimo porque nos va a decir si «Paca» y «Tola» son fértiles y si podemos sacarles esas crías tan ansiadas por toda la gente que viene a verlas. Todo el mundo quiere que sean madres. Vamos a ver si es posible, aunque todo puede salir mal.

-¿Por qué monta natural?

-Es lo más fiable. A día de hoy nadie en el mundo ha conseguido algo con reproducción asistida en osos pardos.

-¿Cómo han sido los primeros días de las osas con su nuevo compañero?

-«Furaco» ha estado marcando el territorio. El primer día, ellas se quedaron en su cercado. Poco a poco las acerco, para que se vean además de olerse. Hay que esperar a los días de celo fuerte, que será cuando los juntaremos.

-¿Qué espera de esta primera prueba de fertilidad?

-Espero que todo salga bien, que aprendamos mucho, que haya una continuidad y que haya compromiso. Deberíamos saber manejar bien a nuestros osos, ya que somos la región con más ejemplares en la Cordillera. Eso nos obliga a saber cuanto más mejor.

-¿Llega tarde el proyecto?

-Es bienvenido, pero, si se hubiera hecho antes, ellas serían más jóvenes y ahora tendríamos experiencia y estaríamos hablando de hechos, no de supuestos.

-¿Qué osa tiene más posibilidades de quedar preñada?

-«Paca» es más temprana en todo; ahora bien, no sé si aceptará. «Tola» es más nerviosa. Hay que observar los comportamientos de los animales. El macho está acostumbrado, la duda está en ellas.

-¿Cómo se organizarán las visitas en estos meses?

-Haremos visitas concertadas y habilitaremos entradas que podrían ser de 11 a 13. Asumo que la gente quiera verlas a todas horas, pero tienen que entender que necesitamos máxima tranquilidad. El jaleo por la novedad y la temporada alta puede ser malo, por lo que hay que intentar ordenar y educar a la gente para que esto no sea un circo.

-¿Cómo llamaría a los oseznos si todo sale bien?

-Esa pregunta deberíamos hacersela a los asturianos y a todos los amigos de «Paca» y «Tola». Sería un detalle.

-¿Qué pensó cuando le dijeron que tenía que cuidar a las osas?

-En principio, dudas, nervios e incógnitas. Desde el primer momento asumí la responsabilidad que supone estar a cargo de dos osas pardas cantábricas, que tienen una historia que todo el mundo conoce y que son muy valiosas por su pureza genética. Poco a poco te vas involucrando, informándote, asesorándote, intentando ser bueno.

-¿Cómo fueron los primeros años con «Paca» y «Tola»?

-No fueron muy duros. Tuve que elaborar los menús, los horarios de las comidas, las atenciones al público, el mantenimiento del cercado, etcétera. Estuve un año y medio sin descansar. Cuando trabajas con animales hay que tener mucha paciencia, ya que tienen un período de aprendizaje en el que no puedes perder los nervios.

-¿Ha aprendido algo de ellas durante estos años?

-Para que te respeten es primordial respetar tu primero. Los osos son animales muy listos; si creas una relación con más odio que amor la cosa no funciona. Eso sí, con el sentido común al día: por mucho que te aprecien, no dejan de ser osos.

-¿También son claves en la concienciación ambiental?


-Son un claro y vivo icono contra el furtivismo y también de nuestra comunidad.

-¿Como las definiría?

-Son mellizas, pero no se parecen en nada. «Paca» es más menuda y vaga. «Tola» es más activa y nerviosa, incluso es la que más voces da cuando discuten. Sin embargo, su hermana actúa y, al ser demasiado lista, manipula a «Tola».

-¿El mejor recuerdo?

-Cuando las conocí, que me parecieron animales fantásticos. También el día a día, cuando te van haciendo caso y cuando la gente te da la enhorabuena y te felicita por tu trabajo.

-¿Y los malos?

-Cuando se rompió el cercado por un argayu temí por la vida de «Paca». Estaban hibernando y pensé que podía haber quedado sepultada. Cuando estuvieron en el parque de la naturaleza de Cabárceno también lo pasé mal, ya que las tenía que dejar allí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook