Blog 
Aire fresco
RSS - Blog de Silvia Esteve

El autor

Blog Aire fresco - Silvia Esteve

Silvia Esteve

Sobre este blog de Asturias

En este blog hablaremos de cosas que nos interesan a todas las mujeres. Iré publicando posts sobre temas como la moda, la belleza, tendencias y muchas más cosas.


Archivo

  • 20
    Mayo
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Oviedo asturias

    Diferencia entre aceite de oliva y aceite de oliva virgen extra

    Diferencia entre aceite de oliva y aceite de oliva virgen extra

    ¿Eres fan del aceite de oliva? Si lo utilizas siempre para cocinar, para aliñar ensaladas o trabajas como cocinero y no puede faltar en tus mejores platos seguro que te interesa conocer todas las diferencias entre el aceite de oliva y el aceite de oliva virgen extra. A continuación te presentamos algunos consejos, tips y recomendaciones para que puedas diferenciar entre estos dos tipos de aceites.

    Diferencias entre el aceite de oliva y el virgen extra

    Primero que nada debes saber que ambos aceites, tanto el aceite de oliva como el virgen extra son totalmente zumo de aceituna extraído directamente con procedimientos mecánicos ya que esta es la mejor forma de conseguir sacar el aceite. Normalmente para lograrlo se suele utilizar un procedimiento que se denomina centrifugación porque el tradicional procedimiento que se denomina prensado ya no se utiliza. En ambos casos debes saber que ni el aceite de oliva ni el virgen extra se refina por lo que se nomina virgen y según su calidad puede ser solamente aceite de oliva virgen o convertirse en virgen extra como los de una marca especializada, que sin duda son la mejor alternativa para aliñar ensaladas o para disfrutar directamente con un poco de pan y fiambre.

    Con todo, entonces el aceite virgen extra es directamente el que tiene más calidad de todos dentro de los aceites vírgenes. Además su nivel de acidez nunca debe superar los 0,8 grados mientras el aceite de oliva virgen suele tener un nivel de acidez que siempre es más alto, teniendo que ser siempre menor o igual a dos grados. Este es el criterio principal que se usa para diferenciar entre tipos de aceite y por tanto se trata de un criterio totalmente químico.

    Asimismo, para diferenciar entre el aceite de oliva y el aceite de oliva virgen extra sin duda otro de los criterios más marcados es su sabor. De forma más científica a este criterio le denominaríamos criterio organoléptico y básicamente se nota a través de la prueba o cata del aceite y consiste en analizar tanto el sabor como también el aroma detectando defectos.

    Los aceites calificados como aceites de oliva virgen extra son aquellos que no tienen ningunos defectos, que son deliciosos y por tanto cuando los profesionales de la cata los prueban con el panel de cata no encuentran ningún defecto siendo su resultado cero y su mediana de frutado mayor que cero siempre.

    En cambio en este proceso el aceite de oliva virgen tiene una mediana de defecto que se aprecia en cata o en el panel test que siempre es igual o menor a 2,5, con lo que la mediana de frutado siempre es mayor que cero. Con esto vemos que el aceite de oliva virgen extra es totalmente perfecto y no cuenta con ningún tipo de defecto pero el aceite de oliva virgen sí tiene algunos defectos o puede llegar a tenerlos y ser aceptado igualmente como aceite de oliva virgen.

    Así, tenemos claro que la materia prima es la misma en ambos casos, es decir: la aceituna. Con esto, cuanto más se cuide el campo mejor resultado habrá con el molino y por tanto mejor será el producto final. Si se cuida el cultivo será más sencillo conseguir aceitunas saludables y por tanto se estará más cerca de la elaboración de un buen aceite de oliva virgen extra.

    También nos parece muy importante cuidar la recolección ya que resulta clave recogerla en el momento de maduración ideal y de forma directa del árbol. Por último es muy importante hacer siempre la molienda en poco tiempo desde que recolectemos la aceituna para no dañar sus frutos ni exponerla demasiado. Las aceitunas se tienen que procesar en frío y esto quiere decir que hay que hacerlo con una temperatura menor a los 27 grados.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook