Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther García López

Archivo

  • 06
    Julio
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Oviedo asturias

    DE FIESTA EN PIEDRASBLANCAS

    De fiesta en Piedrasblancas

    Celebrar la fiesta cambia de xeitu col pasar de los años

     
     

    m.ª esther garcía | escritora 04.07.2019 | 03:04

    De fiesta en Piedrasblancas

    El tiempu pasa y con él va llevándonos coses. Cada instante perdemos dalgo de lo que nun vuelve a ser. Nun sé si'l presente esiste porque too pasa nun tris y cada momentu que pasa ye pasao. Por eso en feches señalaes la memoria llévanos pel camín de la señardá y vamos repasando tolos puntos d'esi mapa que conforma la nuesa xeografía afeutiva.

    Cuando pienso en que llega otru añu la fiesta, nun puedo por menos de volver a la infancia, y ver, como nun espeyu, aquelles fiestes en Belén.

    Veo a mio madre cocinando dende la víspora, faciendo pan de trigu, tres o cuatro empanaes y el bizcochón y empanando la carne y? Una hora batiendo'l bizcochón naquel calderu blanco, de porcelana, y mazando les nates pa la mantega. Tengo na memoria a mio güela arroxando'l fornu y rezando namás meter el pan y les empanaes pa que cocieren bien. Veo a mio güela ellí na casa'l fornu, col pañuelu negru atáu arriba, símbolu tamién de los seres queríos que fuera perdiendo y que nos díes de fiesta teníalos inda más presentes.

    Y véome a mi mirando los zapatos d'estrena y el vistíu y deseando que llegara'l día. El tiempu nun pasaba. Non, nun acababa de pasar. Tan rápido como me pasa agora?

    Y mio pá echaba dos díes enantes pañando la comida pal ganáu, pa que quedaren les vaques fartes y poder disfrutar de la fiesta hasta l'escurecer.

    Veo a mio güelu maternu llegar a caballu. Cuánto nos prestaba cuando entamaben a llegar los de la familia. Mi tía que venía a ayudar a cocinar y yera mui prestoso. Falaben de too y contábense coses de tol añu. Yo, sollerte, escuchando, ensin perder rispiu.

    Veo a mio ma cola cesta de mimbre na cabeza, enllena de comida, caminando con garbu y equilibriu y col rixu de la mocedá nel corazón. Ella nun diba a misa. Nun-y daba tiempu.

    El mantel d'algodón con vainica poles veres, del axuar de mio madre, estiráu nel prau. mantega con miel, tortiella de bacaláu, empanada, dalgo de xamón o llacón, chorizos y carne empanao y nun faltaba'l platáu de frixuelos. Y llueu'l bizcochón bien adornáu con merengue. De beber, vinu con gaseosa pa toos, pa los nenos tamién.

    Veo a mio madre, col mio hermanu pequeñu no brazu, ella xoven y guapa, y yo feliz.

    Y veo otres tantes coses. Los primeros amores, ellí nel baille, onde nos mezclábamos neños y grandes. Y cántame nos oyíos la música d'acordión. Entovía vibro con aquellos sones. Y el mio hermanu Tino, y les primes y los primos y los tíos. Toos vistíos de nuevo y allegres. Toos allí de fiesta nun día que duraba, sí, y nun queríamos qu'acabara.

    Güei, a 70 kilómetros de distancia, espero la fiesta de Piedrasblancas d'otru xeitu. Por más que quiero ser optimista y si acasu vivir esta fiesta cola ilusión d'antaño, ye enforma diferente. Magar lo celebremos hai coses que cambien ensin que se pueda remediar. Los años pasaron y nun soi aquella moza que vivía la fiesta en Belén con tolos sabores. Les ausencies tán presentes na mio cabeza. Cuasique toa aquella familia que nos acompañaba na mio infancia, yá tán n'otra dimensión.

    Mio ma ya nun tien que cocinar nin va llevar la cesta na cabeza. Agora soi yo madre y güela y procuro cocinar los meyores manxares pa llevar pal prau de la Llibertá y nun tardo tanto como antaño porque tengo en mio casa munches más comodidaes. Y enfótome na ilusión. Pero naide nos pode llibrar de qu'en díes señalaos nos asalten los recuerdos y nos vengan a "visitar" los ausentes que yá nun pueden volver a celebrar la fiesta con nosotros. Tán na mio cabeza los que tán llonxe de la tierra y nun se puen acercar "de sopes" como dicíemos en casa. Nun nos falta compañía pero naide suple les ausencies. Ta claro. Miro pa los nietos que m'allegran la vida y m'allegran esti día festivu. Y vuelvo una y otra vez a la infancia cuando "nun me pasaba'l tiempu".

    Escucho los sones de la gaita, de la charanga y siento el ruxe xuxe festivu, los neños que xueguen y cuerren pel prau, les vieyines y vieyinos, col cayáu afirmando, en busca d'un asientu y colos recuerdos al llombu. Y la mocedá ente besos y abrazos, col rixu del amor.

    Les fiestes col pasar de los años nun son tan esperaes. Y vamos dándonos cuenta qu'ente la folixa y l'allegría siempre ta la señardá amagando per uquier. Orquestes, y comida a rodar y la cabeza per otru llau.

    Sicasí, lo importante, esti día de fiesta en Piedrasblancas, ye poder marcar nel mapa afeutivu un puntín brillosu. Un añu más. Vivir, ensin remediu, colos recuerdos, coles coses que perdimos, colos que nun tán, pero tán presentes nel corazón y asina alimentar la ilusión de poder celebrales un añu más.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook