Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther García López

Archivo

  • 23
    Agosto
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Oviedo asturias

    LA CARRETERA

    La carretera

    Ye urxente tomar midíes pa que xente respetable nun se tresforme en monstruos al volante

     
     

    m.ª esther garcía lópez 28.07.2019 | 00:02

    La carretera

    Cuando viaxo dame la sensación de voi corriendo pol tiempu alantre. Por pequeñu que seya'l camín recorríu, dalgo cambia na nuesa vida, ye como si anduviéremos el tiempu más apriesa de lo normal.

    La pallabra camín tien connotaciones especiales. Pero güei voi referime a la carretera, un camín que nun se pue comparar pa nada con otros caminos que recorremos, más descansaos, más placenteros y hasta más poéticos. Dizse que nos caminos conócense a los bonos amigos, pero na carretera alcontramos por veces pocos amigos, más bien salnos a la espera la violencia y l'egoísmu, anque tamién hai que dicir que cuando lo necesitamos alcontramos ayuda y ausiliu. La carretera, tristemente, tien munchos puntos negros a lo llargo de toles xeografíes, puntos negros regaos de llárimes y de duelu.

    Pasámonos bona parte de la vida a caballu'l coche. Cuando garro'l volante, delles veces pienso en tolos peligros que nos amaguen. Y nun ye que seya catastrofista. Guiar un coche ye siempre un actu que xenera ciertu nerviosismu y hasta estrés. Y más cuando sentimos nes noticies qu'un kamikaze recuerre 50 kilómetros en sentíu contrariu hasta alcontrar de frente cola muerte, nesti casu buscada, y de pasu causar un grave accidente.

    Los viaxes ponen a prueba la nuesa forma de ser. Cuando vamos conduciendo sufrimos una tresformación, o seique nos comportamos como somos en realidá. Sacamos tola agresividá que n'otros momentos somos quien a controlar.

    Pela carretera alcontramos a tou tipu de xente. El que s'arrima al to coche, como si quixera empuxate, al que pasa faciendo esparabanes y por veces con actitú d'amenaza, el que te da les lluces o t'atruena a pitíos pa que lo dexes pasar o si non cuasique te pasa penriba, el que nun tien paciencia y t'adelanta pola derecha, el que baxa'l cristal y te mira mal, o t'insulta, o te da un corte de manga. La moto que pasa a toa marcha trazando xeometría peligrosa pente los coches polos distintos carriles, o los ciclistes que van en grupu, por carreteres de curves y ensin arcén, y que lo mesmo te lleven kilómetros a venti por hora. El que garra'l móvil mientres conduz, el que va poniendo mensaxes pel whatsapp. Y peor los que lleven el buche enllenu d'alcohol y otres sustancies y s'atreven a garrar el volante en tales circunstancies, cuando nun manden nes sos reacciones. Cuántes families quedaron mutilaes y muertes de dolor por culpa del alcohol y otres mierdes al volante. En fin, alcontramos nos viaxes tou tipu de persones, un espeyu de lo qu'hai na sociedá. Podemos dicir que los viaxes son peligrosos y tamién sufrimos de violencia na carretera. Falta paciencia y respetu a los demás.

    Faise urxente y necesario allumar el mundu con midíes educatives y otres estratexes pa que xente respetable y educada en condiciones, digamos, normales, nun se tresformen en monstruos al garrar el coche. La solución pasaría pol respetu, respetu a les persones que vamos circulando y respetu a les normes qu'hemos cumplir cuando vamos guiando. Asina evitaríense munches muertes y munchos accidentes con consecuencies irreparables. Un momentu basta pa qu'esto ocurra, y llueu yá nun sirven llamentos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook