Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther García López

Archivo

  • 10
    Octubre
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Oviedo asturias

    LA FIGAL

    La figal

    Árbol ente'l dulzor y la mala sombra

    M.ª Esther García | Escritora 10.10.2019 | 02:42

    LA FIGAL
    La figal

    Tamos en tiempu de figos que lleguen cola entrada de la seronda. Asina diz el refrán: por San Miguel los figos son miel. Un frutu tan deliciosu, que nos lu da la figal, considerada como una de les primeres plantes cultivaes pol home, yá que se llegaron a atopar frutos fosilizaos, dende hai 11.000 años, en poblaos neolíticos del Valle del Jordán.

    Siempre foi un árbol de gran importancia, porque los figos pasos, o secos, puen consumise tol añu y en ciertes dómines de falta de recursos, y qu'apuraba la fame, yeren de gran alimentu y fáciles de conservar. Amás de lo ricos que tán en temporada puen formar parte de munchos platos, tanto dulces como salaos, aportando dulzor a la nuesa cocina.

    D'otramiente, la figal ye un árbol máxicu qu'apaez dende cuantayá nes distintes relixones y lleendes. Na antigua Roma, a Rómulo y Remu dio-yos de mamar la lloba "Luperca" debaxo d'una figal, dalgo con abondo simbolismu. Na Biblia, tamién atopamos distintes menciones a esti árbol. Adán y Eva cubrieron les sos vergüences con una fueya de figal y nun ta claro si Adán saborió'l miel de los figos o foi la mazana la que-yos fizo pecar.

    Sicasí, esti árbol nun tien bon aquel, tien la so lleenda negativa. Hai la creencia popular de que ye un árbol que da mala sombra y de que nada medra al so abellugu. A quien s'echa a dormir baxo una figal pue entra-y cualquier gafura y tener mala suerte. Cuenta una lleenda que nel so tueru tan agospiaos malos espíritos. Toos conocemos los versos que recita la Güestia, la temida procesión d'ánimes en pena que caleya de nueche anunciando la muerte, y que va repitiendo esti rezar:

    Cuando nós tábamos vivos, andábamos a estos figos./

    Agora que tamos muertos andamos por estos güertos./

    Andái, andái hasta'l tueru la figal./

    Quién sabe si la Güestia tien posada nel tueru d'esti árbol.

    Magar estes y otres creencies, la figal considérase tamién una planta melecinal. Ente otres munches propiedaes, col zusme blanco que suelta'l rabín del figu cúrense les verrugues.

    El poeta Miguel Hernández sentábase a inspirase debaxo d'una figal, qu'entovía medra nel patiu de la so casa natal. Y ye bona verdá que tuvo mala sombra, pues morrió sin cumplir los 32 años y en mui males condiciones, anque nos dexó la guapura de la so obra.

    Acabo con un poema a la figal de Miguel Hernández:

    Como la higuera joven

    de los barrancos eras.

    Y cuando yo pasaba

    sonabas en la sierra.

    Como la higuera joven,

    resplandeciente y ciega.

    Como la higuera eres.

    Como la higuera vieja.

    Y paso, y me saludan

    silencio y hojas secas.

    Como la higuera eres

    que el rayo envejeciera.

     
     
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook