Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther García López

Archivo

  • 06
    Diciembre
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Oviedo asturias

    Non más víctimes

    LNE- 25/11/19

    Non más víctimes

    María Esther García López

    Lluchemos a diario pola igualdá y pola llibertá de les muyeres.

    Tengo les manos grandes,/ más les quixera,/pa semate d’amor/ la vida entera (…) Nun vea la lluz del día/ quien les posara/ con saña so la carne/ de la mio amada”(...)

    Aprópiome d’ estos fermosos versos d’Aurelio González Ovies[1], onde’l poeta afala al respetu y al amor y condena’l sufrimientu y la violencia, tema que güei m’ocupa.

    Qué pena que nun seya l’amor y namás que l’amor el que mueva’l mundu. Qué dolor que la violencia tea presente en cada requexu. Qué dolor que les muyeres seyan les más afeutaes, les víctimes d’esta llaceria social que lleva, en munchos casos, hasta la muerte. Violencia de xéneru, un fenómenu silenciáu dende hai sieglos. Desigualdá, subordinación, arrequexamientu y tristura, soportando malos tratos físicos y sicolóxicos. Muyeres tapando coles sábanes del mieu les señales de los malos tratos; muyeres escondíes nel cuartu de la soledá, callaes ante’l maltratu sicolóxicu que dexa señales indelebles nel corazón.

    Yá dende 1980, la II Conferencia Mundial sobre la Condición Xurídicu y Social de la Muyer, establecía que la violencia contra les muyeres supón el crime más calláu del mundu. El silenciu aniáu ente les paredes. Callar y nun gorgutar. Callar y sufrir porque amaga’l mieu. Tantes y tantes muyeres que llevaron y entovía lleven el secretu a la tumba. Agotaes, galdíes pol desencantu y la tristura, col corazón anegratáu, y al so alredor el silenciu y l’abandonu. Díes de nublu y nueches que nun acaben. Trabayu de sol a sol y como recompensa, el despreciu, l’abusu sexual, los palos y les pallabres que manquen les coraes. Y a veces, tres la escurecida qu’amaga prieta, llega ufana la muerte de la mano del maltratador.

    Poro ye necesaria la llucha, necesaria la xuntura de toes nós non solo’l pasáu 25 de payares, día-recordatoriu que nos abre, una vez más, la firida que tolos díes del añu supura dolor. Tolos díes son “día de”, porque muchos díes, a lo llargo l’añu tenemos noticia d’una víctima más.Nun podemos siguir soportando’l sufrimientu físicu, nin sicolóxicu, nin sexual, nin les amenaces, nin los abusos, nin nenguna otra forma de privación de los nuesos derechos y llibertaes. Mientres haya muyeres víctimes a manos de los homes, hemos siguir en llucha permanente. Que naide nos calle. Arropémonos unes a otres col abrigu de la empatía y de la solidaridá. Hemos abrir toles ventanes pa que s’oiga la nuesa voz.

    Necesitamos una llucha activa dende tolos estamentos sociales, políticos, económicos y culturales, pero, sobre too, necesítamos con urxencia que nes escueles, amás de la igualdá como exe tresversal en toles materies, haya una asignatura nel currículu escolar pa educar na igualdá y na paz. La educación ye l’arma base pa poder lluchar contra esta llaceria que nos amaga y, qu'a poco que miremos alredor, pue afeutanos a cualquiera de nosotres. Sentimos pavor col aumentu de les manaes y grupos de llocos violadores. Sentímonos indefenses.

    España aprueba, por unanimidá de tolos grupos parlamentarios, la Llei Orgánica 1/2004, de 28 d'avientu, de Midíes de Protección Integral contra la Violencia de Xéneru, pero la llei habríemos de sofitala con otres midíes que caltrien fondo na sociedá y nel corazón de los neños y xóvenes. Ellos son el futuru y somos responsables d’educalos pa un mundu meyor.

    Que la llibertá, la xusticia y l’amor presidan la vida.

    https://www.lne.es/blogs/filazon/

     

     

     

     

     

    [1] Del poema “Xuegu de manos”, que forma parte del nuevu discu “Diálogos” de Joaquín Pixán.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook