Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther García López

Archivo

  • 06
    Septiembre
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Oviedo asturias

    Tapes máxiques

    Tapes máxiques

    Mercamos coses a lo tonto ensin pensar que la publicidá engáñanos davezu

     
     

    m.ª esther garcía | escritora 06.09.2019 | 01:48

    Tapes máxiques

    Esti añu fui a la feria de muestras a dar una vueltina y a escalistrar perellí ente los puestos de cachivaches de cocina, que me gusten muncho.

    Y merqué, claro que merqué. Merqué un afilador pa qu'enxamás los cuchiellos tuvieren ciegos, un pulga-pataques de nun sé cuántos usos, un esprimidor que-yos saca tol xugu a les naranxes ensin tener qu'enchufalu a la corriente, una pasta máxica que dexa la cocina como un espeyu, un sartén d'esos que fríen güevos ensin aceite, una chapa de fierru fundío qu'aforra tiempu y aceite y cocina too ensin tar enlleno  grasa, un artiluxu que tien na tapa una cuerda máxica y que pica toa clase de verdures y asina aforramos que la cebolla nos faiga chorar. Ya inda merqué más, unes tapes d'eses de silicona de distintos tamaños, dempués de que me convencieren de lo perbones que son pa conservar los alimentos, pa que nun entraren les bacteries, nin s'emporcara la nevera con too rodando perellí. Esta vez salí cargada. Y encima soportando  al mi home riéndose de mi y con cara guasa. ¡Qué bien me conoz!

    Cuando llegue a casa cargada, tuvi que facer sitiu, como pudi, nos armarios de la cocina pa colocar tolos artiluxos que merqué. Nun tengo arreglo.

    Tovía nun-yos di usu. Lo que sí intenté estrenar fueron les tapes máxiques de silicona. Esforzóse la vendedora n'esplicame que yeren una auténtica maravía. Teníen ellí bien cubiertes la metá d'una sandía, la metá d'un melón, la metá d'un llimón, la metá d'una cebolla, la metá de...too curiosino y bien axustao.

    Ello ye que yo yá les viere en facebook, porque, como si me lleeren el pensamientu, diba díes que cada vez qu'entraba, apaecía un videu amosando les escelencies d'estes tapes, y yá diba preparada pa la compra. Y claro, animéme a mercales. Una caxa paecióme poco y merqué otra tapa más, pa tener pa tapar tolo que davezu guardo na nevera. Deseando probales, entaméla coles tapes. Entamé a intentar cubrir la sandía y tuvi media hora lluchando. Tapaba per un llau y escapábaseme la tapa per otru. Pensé, esto ye peor que'l "póntelo, pónselo". Nun fui quien a tapar la sandía. Intentélo col melón y col llimón y cola cebolla y namás acerté a tapar el morteru, que siempre guardo na nevera pa que nun se seque'l sal con ayu.

    Sicasí, al día siguiente'l morteru apaeció destapáu. La tapa foi escurriéndose y, nada, otru intentu, y esta vez, tampoco fui quien a tapar el morteru. Volví a cubrilu col "film" de siempre, porque tira d'equí y empuxa d'allá, cuando fui a ver cayóme'l sal penriba'l mesáu de la cocina. Y nun ye que seya pa tanto, pero, tirar el sal trai mala suerte y nun me prestó nada.

    Les tapes máxiques, nun tris entamen a escurrise, como si fueren de material esnidión que pa nada valen. Acabo cuando menos muerta de risa y ensin ser quien a consiguir mangales en nengún llau.

    Nun ye cosa de dir devolveles. Sicasí, nun pue una picar en toes estos inventos que munches veces nun nos faen falta pa nada, y nun son tan fáciles d'usar como nos los amuesen. Qu'esti artículu sirva d'alerta pa que sepan les y los cocineros que primero que coloquen les tapes de silicona, van tener que dir a un cursín pa deprender, o igual son más arteros que yo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook