Blog 
La mirada de Clio
RSS - Blog de Mayte  Zapico López

El autor

Blog La mirada de Clio - Mayte  Zapico López

Mayte Zapico López

No me importa tener arrugas en el rostro, lo que quiero es no tenerlas en el alma. Nunca te lamentes, nunca te rindas.

Sobre este blog de Sociedad

Un espacio para fomentar el cambio social y la reflexión sobre nuestra sociedad. A veces una mirada ácida, a veces una mirada crítica, pero siempre una visión donde estén presentes la libertad, la igualdad y la solidaridad.


Archivo

  • 12
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    asturias Actualidad política

    Paco Cascos: balada del desnortado

    Tengo querencia por las películas del Oeste, en especial por esas de aire melancólico y paisajes crepusculares, donde sabes, desde el momento en que el protagonista sale en la pantalla, que su futuro es dudoso; y si la peli tiene una banda sonora melancólica a ritmo de balada, la historia tiene todas las papeletas de acabar mal.

    Imaginarse a Francisco Álvarez Cascos en el papel de personaje atormentado con un destino fatal a ritmo de country, es un poco difícil,  pero a veces es necesario dotar de un poco de épica a situaciones que no la tienen en absoluto. Desde luego, desde el momento en que Paco Cascos, aterrizó en Asturias con su proyecto político o con lo que fuera la entelequia de Foro, opiné en todo lugar que pude que aquello era la planificación de una trama para lograr poder y humillar más que a sus enemigos políticos a sus antiguos compañeros de viaje; un deseo de poder enfermizo en busca de la vendetta al mejor estilo siciliano.

    Y para ello no le importó en absoluto utilizar a sus amigos y correligionarios hasta el sacrificio, ejercer un control absoluto, no tolerar la mínima disidencia, favorecer el descabezamiento de sus grupos locales cuando ello suponía la eliminación política de posibles rivales, querer obtener en los juzgados lo que las urnas le habían negado y actuar como un pequeño autócrata dentro de su partido ya que quedaban lejos los días del general secretario.

    Envuelto en las esencias de una Asturias de opereta y cruzada, creyéndose Jovellanos redivivo, y el caudillo de una nueva Reconquista sobre los infieles del PP, estuvo a punto de llevar a Asturias al desastre, pero ya se sabe que los dioses vuelven ciegos a los mortales cuando quieren perderlos. Desde los tiempos de Sergio Marqués no le han importado más que sus propios intereses y deseos y no ha dudado en manipular a quienes han confiado en él. Se vio con claridad en la deriva errática que ha mantenido  Foro en Asturias, en su gobierno regional -Francisco el Breve- disuelto a espaldas de sus Consejeros, en la larga sombra sobre su portavoz en la Junta General o sobre las actuaciones de la alcaldesa de Gijón. Se ha visto con claridad en el anuncio de la huida que protagoniza a cuatro meses de las elecciones y cuya razón es un misterio. Porque creerse que su razón es garantizar la supervivencia de Foro, en alguien convencido, parafraseando a Luis XV, de que “El Partido soy Yo”, es algo difícil.

    Francisco Álvarez Cascos puede creerse un héroe de la política incomprendido pero en realidad es un viejo pistolero al que le tiemblan las manos y le falla la vista y según que asuntos, eso puede ser peligroso. A veces, los antiguos amigos pueden meterte en un lío, si consideran que les has vuelto la espalda o recobran súbitamente la memoria.

    Sí, quizás después de todo, la larga cabalgada hacia la puesta de sol, sea para Paco Cascos, demasiado épica. En todo caso, si tiene que sonar música, podría ser una canción silbada con el título de Balada del desnortado y el personaje mirando desde un prau hacia les víes del tren, igual que miren les vaques, sin sentíu ningunu.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook