Blog 
La Revolada
RSS - Blog de Humberto Gonzali

El autor

Blog La Revolada - Humberto Gonzali

Humberto Gonzali

(Figareo, Mieres, 1961) . Escritor.


Archivo

  • 10
    Febrero
    2020

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Poesía Asturianu Castellanu Guinea Ecuatorial Donato Ndongo-Bidgoyo

    OTRA POESÍA N’ASTURIANU: DONATO NDONGO-BIDGOYO

    OTRA POESÍA N’ASTURIANU: DONATO NDONGO-BIDGOYO
    Donato Ndongo-Bidyogo nació en Niefang, Guinea Ecuatorial, nel añu 1950. Periodista amás d’escritor, foi’l director adxuntu del Centro Cultural Hispano-Guineano de Malabo, delegáu de l’Axencia EFE nel África Central y director del Centro de Estudios Africanos na Universidá de Murcia. La so amplia obra de difusión del africanismu n’España ye bien conocida, tando consideráu como l’impulsor máximu y autor más notable de la lliteratura guineoecuatoriana y ún de los escritores más relevantes del continente africanu.

    OTRA POESÍA N’ASTURIANU: DONATO NDONGO-BIDGOYO

    Escribió numberosos artículos na prensa española y espublizó, ente más otres, les obres siguientes: Historia y tragedia de Guinea Ecuatorial (1977), España en Guinea (1998),  Las tinieblas de tu memoria negra (1987, novela traducida al inglés y francés), Los poderes de la tempestad (1997) y El metro (2007). Per otra parte, la so Antología de la literatura guineana (1984), defínese como la obra fundacional de la lliteratura de la Guinea Ecuatorial escrita n’español. Ente 2005 y 2008, fuera profesor visitante na Universidá de Missouri-Columbia (Estos Xuníos). 

    Anguañu vive exiliáu n’España, onde tamién ye comentarista políticu na revista Mundo Negro y en Radio Exterior de España.
     
    Los cameruneses Sosthène Onomo Abena y Joseph­-Désiré Otabela dedicaron el so llibru, Entre estética y compromiso (Editorial UNED, 2009), a la trayectoria intelectual y humana de Donato Ndongo-Bidyogo.
     
    Como amuesa mínima del so trabayu llíricu ta esta traducción d’un poema qu’apaez nel llibru Cántico (1974).
     

    Yo nun quiero ser poeta
    pa cantar a África.
    Yo nun quiero ser poeta
    pa glosar lo negro.
    Yo nun quiero ser poeta ansí.

    El poeta nun ye cantor de guapures.
    El poeta nun lluz el rellumante piel negro.
    El poeta, esti poeta nun tien voz
    p’andares ondulantes de formoses dames
    de pelo rizao y cadriles redondos.

    El poeta llora a la so tierra
    inmensa y pequeña
    dura y fráxil
    lluminosa y escura
    rica y probe.

    Esti poeta tien la mano amarrada
    a les cadenes qu’amarren a la so xente.
    Esti poeta nun siente señardá
    de glories pasaes.
    Yo nun canto al sexu gocioso
    que güel a xardín de roses.
    Yo nun adoro llabios gruesos
    que saben a mangu fresco.

    Yo pienso na muyer engorguzada
    baxo’l so cestu apináu  de lleña
    con un neñu zucando la teta vacia.
    Yo describo la triste historia
    d’un mundu pobláu de blancos
    negros
    colloraos y
    mariellos
    que blinquen de fontán en fontán
    ensin ser pa falase y mirase.

    El poeta llora a los muertos
    que maten manos negres
    en nome de la Negritú.
    Yo canto col mio pueblu
    una vida pasada baxo’l cacaoteru
    pa qu’ellos merienden cho-co-la-te.

    Si atristaya’l so pueblu,
    el poeta ta triste.
    Yo nun soi poeta por voluntá divina.
    El poeta ye poeta por voluntá humana.

    Yo nun quiero la poesía
    que namás deleita los oyíos de los poetes.
    Yo nun quiero la poesía
    que se llee en nueches de vinu tinto
    y muyeres embacíes.

    Poesía, sí.
    Poetes, sí.
    Pero que conozan lo que ye l’home
    y por qué sofre l’home
    y por qué xime l’home.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook