Blog 
LLOVIENDO PIEDRAS
RSS - Blog de LLOVIENDO  PIEDRAS

Sobre este blog de Cultura

www.lloviendopiedras.com


Archivo

  • 07
    Mayo
    2014

    Tu belleza me da la vida

     Tu belleza me da la vida, tu rostro me recuerda algo que siempre quise y nunca tuve: un sueño.


  • 05
    Mayo
    2014

    No puedo dejar de quererte

     No puedo dejar de quererte, soñé que te levantabas y te ibas, salté de la cama como un rayo para cogerte por la cintura, me abracé desnudo a ti en la puerta de casa y te besé en la boca hasta que mi alma salió de mi cuerpo y entró en el tuyo.


  • 21
    Abril
    2014

    Esta noche por ejemplo

     Esta noche, por ejemplo,

    he recorrido

    cada milímetro

    de tu piel

    recordando.

    Hay noches en que

    más valdría haberse muerto

    en vez de haber vivido.

    cuadro Cristina Megía


  • 08
    Abril
    2014

    Todos los días pienso

     Todos los días pienso

    que no puede haber nada

    más allá de ti

    y todos los días lo pienso

    porque no hay nada

    más allá de ti.

    www.lloviendopiedras.com/2014/01/todos-los-dias-pienso.html


  • 24
    Enero
    2014

    Y después de subirme

    Y después de subirme a las alturas del Arte, me deja caer contra el suelo, abandonándome en esa sima donde los amantes penan por no haber sido amados. Las heridas se abrirán cada día con el Hastio de saber que no hay futuro sino hay ideal. El tiempo corromperá la belleza y la noche ahogará el llanto.

    Cuadro Cristina Megía


  • 10
    Enero
    2014

    He sentido el dolor

     He sentido el dolor

    largo despacio,

    largo despacio,

    largo como un cocodrilo,

    como tu boca abierta

    diciéndome mentiras.

    www.lloviendopiedras.com/2014/01/he-sentido-el-dolor.html


  • 17
    Diciembre
    2013

    Llevo días esquivando la muerte

    Llevo días esquivando la muerte

    Más allá de la locura

    Más allá de la vida

    En el límite

    Estoy en el umbral de la muerte (donde no estás)

    Donde no te encuentro

    Donde pasa la noche (arrancándome los huevos) (destruyéndome)

    Y nada me lleva a ti

                                  a ti

                                  A ti

    Y ahora esta noche

         ...


  • 08
    Noviembre
    2013

    Blancaflor, la hija del diablo

    Esta historia comienza en un castillo donde vivian una vieja reina y un viejo rey que no tenían descendencia. La reina rogaba a Dios todos los días que le diese un hijo, aunque a los veinte años se lo llevara el diablo. Pasó mucho tiempo hasta que nació un niño, pero cuando el niño se hico grande cogió el vicio del juego y contra todos apostaba. Cuando cumplió veinte años echó una partida de cartas a un forastero y le ganó la bolsa, pero al día siguiente volvieron a jugar y esta vez el forastero —que no era otro que el diablo— le ganó todo el dinero. Arruinado, el diablo l...


  • 10
    Octubre
    2013

    Me suena algo de una vez

    Me suena algo de una vez, de la noche, de un poeta: 'la noche es larga y más largo el olvido'.

    Ya, menos mal que hay de beber... y mentiras. La noche, el olvido, el olvido, esa gatera donde te escondes asustándome y donde dices que todo el mundo te da patadas.

    Ya lo decía Julio Iglesias:

    Toda esa melaza que decía, sus palabras horteras y ahora ni tan siquiera te atreves a soñar, no quieres apagar la luz.

    Me tumbo vestido en la cama y miro al techo y lo más duro es que no recuerdo pienso sueño contigo mujer.

    Miro el techo de la habitac...


  • 04
    Septiembre
    2013

    Las voces de Marrakesh

    Elias Canetti publicó Las voces de Marrakesh en 1967, pero este libro fue escrito sobre las notas del viaje que en 1954 realizó a Marrakesh acompañando a un equipo de rodaje inglés, apenas dos años antes de la independencia de Marruecos.

    Canetti era un spaniol educado entre Suiza y Austria, un sefardí nacido en 1905 en una ciudad, entonces turca y ahora búlgara, a orillas del Danubio. Empujado por la historia recorrió Europa con su familia y aprendió a ver lo que había dentro del paisaje, dentro de las ciudades; así se forjó un increíble contador de histo...