Blog 
Memoria en Negativos
RSS - Blog de Miki López

El autor

Blog Memoria en Negativos - Miki López

Miki López

Fotoperiodista de La Nueva España y músico en excedencia. Contemplo la vida a través de una cámara. mikilopez@epi.es

Sobre este blog de Asturias

Tal vez una imagen valga más que mil palabras pero normalmente me quedo corto.


Archivo

  • 13
    Febrero
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias CARNAVAL antroxu máscaras mazcaritos

    "Mazcaritos" de antroxu

    "Mazcaritos" de antroxu

    “Mazcaritos”. Antroxu tradicional de Oviedo. 12 de febrero de 2018

    Lo que más me fastidia del carnaval es la casi obligatoriedad de tener que pasar frío por lo que no me extraña nada que la gente se ponga fina de cervezas y otras bebidas espirituosas, sobre todo cuando el disfraz elegido obliga a dejar pierna o escote a la intemperie. Este año he descubierto el antroxu tradicional de los “mazcaritos” en Oviedo, una celebración que vuelve a dotar a Oviedo de un carnaval, aunque sea a la antigua usanza, después de aplazar los populares desfiles al fin de semana siguiente del entierro de la sardina para no coincidir con los bien asentados de Avilés y Gijón.

    "Mazcaritos" de antroxu

    “Mazcaritos”. Antroxu tradicional de Oviedo. 12 de febrero de 2018

    Así que la ciudad revive en estos días con el paganismo de los cencerros, las máscaras de papel cartón de aspecto inquietante (por no decir aterrador) que cubre las caras de curas de dudosa moralidad, demonios rojos, sábanos  y  toda suerte de “zaparrastros “y personajes que parecen sacados de las pinturas carnavalescas de Evaristo Valle. El caso es que la recuperación de las mascaradas le ha dado un colorido especial en estos días de febrero  a las no muy concurridas calles del Oviedo antiguo, que ofrecen un escenario ideal para todo este juego de disfraces. Los mazcaritos corren y brincan por las húmedas calles de la ciudad, asaltando a viandantes con sus varas y capirotes. Así nadie pasa frío y la vida antroxera vuelve al Oviedín del alma que parece que la tenía abandonada y recluida en la memoria de los primeros años del siglo pasado.

    Y además, no le viene nada mal.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook