Blog 
Memoria en Negativos
RSS - Blog de Miki López

El autor

Blog Memoria en Negativos - Miki López

Miki López

Fotoperiodista de La Nueva España y músico en excedencia. Contemplo la vida a través de una cámara. mikilopez@epi.es

Sobre este blog de Asturias

Tal vez una imagen valga más que mil palabras pero normalmente me quedo corto.


Archivo

  • 28
    Diciembre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    asturias recuerdos L'Arena barco pesquero ría del Nalón

    Recuerdos que se desvanecen

    Recuerdos que se desvanecenRestos de un pesquero en la desembocadura del río Nalón. L'Arena, 28 de diciembre de 2017. ©Miki López

    Recuerdos

    Vuelvo a Soto en fechas señaladas. Para mi no es sólo un descanso y un placer. Es también un reencuentro con la infancia y la juventud, con los escenarios de una vida llena de buenos recuerdos que poco a poco se van difuminando por la erosión del tiempo. De todas formas siempre queda la esencia de aquellos momentos que pudieron pasar sin pena ni gloria. Hoy paseé por El Pico. El campo de fútbol sigue igual de destartalado que cuando lo frecuentaba como aficionado a finales de los 80.

    El viejo barco

    Paseo por las vegas que lo rodean y alcanzo a ver entre los juncos, lo que queda de los muelles del antiguo desguace de barcos. En una de sus ensenadas reposan los restos de un antiguo pesquero de madera. Sigue en el mismo sitio en el que lo fotografié hace aproximadamente una década, pero su estructura se va desvaneciendo como los recuerdos. El azul del casco se va resquebrajando poco a poco, consecuencia de la intemperie, el calor y la humedad. Aún se distingue la matrícula sobre la base de la proa que sobresale majestuosa entre las aguas de la pleamar. Es inevitable pensar en los días de esplendor de aquel barco, en las historias que se vivieron en su cubierta, en las galernas que superaron sobre las olas embravecidas de este Cantábrico que le vio nacer, seguramente hace ya demasiados años. Pero es probable que ya nadie recuerde su historia. Quedará sumergida en las aguas de esta ría que lo guardará para siempre como uno de sus tesoros, como un recuerdo más de los muchos que se respiran en estas orillas. Vuelvo al coche con la promesa de volver en unos meses, si es que el olvido no me traiciona. A mí o al barco.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook