Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 1300 Aniversario..

    El entusiasmo, y la importancia, que La Nueva España, El Comercio y la RTPA,entre otros,han dado a la conmemoración del aniversario de la emboscada, refriega, escaramuza o incluso batalla, a elegir, que tuvo lugar en el 718 en la inmediaciones del Monte Auseva, y que enfrentó a un puñado de gente del norte, convocados por los nobles astures, liderados a su vez por el noble godo D. Pelayo, que se negaban a pagar tributos a los invasores musulmanes. Estos habían enviado un ejército, destacamento o, en versión moderna, grupo de combate que peleó, con poca fortuna, contra los alzados en armas.

    Como un torrente, o en versión moderna explotando el éxito, D. Pelayo ocupó las tierras cercanas, y piano, piano comenzó el lento trabajo de la Reconquista. El resto de la historia es muy conocida.

    Celebrar el 1.300 aniversario de algo tan trascendente, no es fácil, y reducirlo a un rito religioso, con media hora de retraso, y a un paseo familiar un tanto cursi, no hace justicia a un acontecimiento que cambió la historia de nuestro país, y que colaboró a que Europa sea lo que es ahora.

    Esta celebración, tímida, sin discursos ni alharacas tenía más pena que gloria. El Gobierno de la nación estaba ausente y la celebración ayudará muy poco, o nada, a la cohesión territorial y al conocimiento de la historia común, cuestiones ambas de urgente y apremiante necesidad y que tanto el Gobierno, que las ha ignorado, cómo la Corona, que pareció no entenderlas, les han dado la espalda. Por cierto la Princesa de Asturias, que dentro de dos meses cumplirá 13 años, ha perdido una magnífica ocasión para leer un par de cuartillas, para decir algo que casi nadie recordará dentro de dos horas. Con casi trece añitos se sabe leer y también leer en público.

    Ningún país del mundo, salvo el nuestro, se ha librado de una ocupación musulmana, que donde pone el pie ya no lo quita. Somos únicos y casi no lo sabemos; la historia no es una materia que tenga buena venta entre nosotros, pero ya lo dijeron Cicerón y Nicolás Avellaneda, que los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla. Esperemos que no sea en forma de una nueva invasión musulmana a través del estrecho de Gibraltar, o de una francesa por los Pirineos.

    Ya que la cosa va de protocolo e historia no conviene olvidar que la puntualidad, según Luis XVIII, de Francia, es la cortesía de los reyes, y que los actos de la Basílica comenzaron con media hora de retraso. El zar de todas las Rusias, léase Vladimir Putin, esperaba en la tribuna de invitados, junto con las restantes personalidades, a que en el reloj sonaran las diez para comenzar el desfile militar. Nuestro protocolo es distinto, pero la educación y la cortesía son universales.

    ¿Tendrá consecuencias este aniversario? La cifra no es redonda, 1.300 son muchos años pero dicen poco, no es una cifra cómo pueden ser 100,500,1.000 ó 1.500, pero los 1.000 ya pasaron y los 1500 quedan un poquito lejos, y hay que aprovechar los aniversarios sea cómo sea, aunque el lucimiento no haya sido el esperado, salvo para quienes esperan muy poco.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook